La Guardia Civil ha detenido en el último mes a 13 personas por delitos relacionados con el robo de metales y su posterior venta a centros de gestión de residuos, después de que se les incautara 575 kilos de cobre y 884 kilos de plomo.

En un comunicado, la Benemérita ha informado de que estos arrestos se llevaron a cabo por el Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), continuando así las investigaciones que se llevan a cabo por el robo de cable de red de alumbrado público, tendido telefónico y eléctrico, bobinas de cable de obras y en otras instalaciones eléctricas, junto a otros objetos metálicos, en las que se detuvo el pasado mes de marzo a tres individuos y se incautó 1 tonelada de cobre.

En esta operación, denominada 'Metal Man', se investigaba la implicación de un punto de gestión de residuos ubicado en el polígono de C'an Valero, el cual se dedicaba a la compra de manera ilícita de material sustraído de diferentes robos en localidades de la isla de Mallorca.

Como resultado de la investigación han sido detenidos los búlgaros Rafet R., de 42 años propietario de la empresa y su hijo Ashkan Rafet R., de 21 años, así como las secretarias de la misma María M.P., de 38 años y Danika Y.D., de 48 años, como responsables de un presunto delito de receptación por la compra a sabiendas de materiales metálicos procedentes de robos, incautándole en las instalaciones 252 kilos de cobre ilícito.

Mientras, el pasado día 27 de marzo se detuvo al rumano Alec R., de 25 años, y los españoles Manuel R.G., de 45 años y Gabriel A.A., de 20 años, como presuntos autores del delito de robo de 123 kilos de pletinas de cobre en un Centro de Transformación de Gesa en Puntiró.

Igualmente, se detuvo a Raimundo B.M., de 25 años por delitos continuados de robo, mientras que el 3 de abril se arrestó nuevamente al rumano Alec R., de 25 años y su compatriota Constantin M., de 28 años, como presuntos autores del robo de 100 kilos de tubo de cobre en una cantera de la carretera de Puigpunyent.

Posteriormente, la Guardia Civil de Inca detuvo a Antonio L.P. por el robo de 12 baterías de paneles solares en una finca rural de Sineu. Días después, el 24 de abril se procedió al arresto de Juan O.G., de 59 años, como presunto autor de un delito de receptación de las baterías con un peso de 884 kilos de plomo.

Mientras, ya el pasado 4 de mayo se detuvo al español Juan O.G., de 26 años y a los rumanos Adi D., de 18 años y Darie S., de 47 años, por el robo de 100 kilos de pletinas de cobre en una subestación eléctrica del polígono de Can Valero. A estos dos últimos se les realizó un registro domiciliario en el que se incautaron herramientas utilizadas para el robo de dicho material.

Tras la citada operación, la Guardia Civil ha manifestado que ha quedado "claro" que el propietario de la empresa de gestión de residuos compraba con conocimiento de causa material procedente de robos, por el que pagaba un valor bastante inferior al tasado en el mercado, con lo que sacaba "grandes beneficios y, en ocasiones, cambiaba el nombre de los vendedores por personas carentes de antecedentes penales o incluso hacía constar en la compra hierro en lugar de cobre".

La Benemérita ha destacado que la citada empresa, que viene realizando su actividad desde el pasado 2011, se le confeccionaron el pasado mes de marzo de 2012 tres expedientes por carecer de toda autorización de funcionamiento medioambiental o de industria que han sido remitidos a la Consellería de Medio Ambiente, a la Dirección General de Industria de la CAIB y al Ayuntamiento de Palma.

Con estas detenciones, la Guardia Civil da por finalizada la operación 'Metal Man', a lo largo de la cual se han realizado más de 55 denuncias por el incumplimiento de la Ley 22/2011 de 28 de julio de Residuos y Suelos Contaminados, tanto a centros de reciclaje como a particulares.