Furgoneta
Un vehículo comercial aparcado furgonetassegundamano.es

El ligero aumento del 0,3% en el número de trabajadores autónomos desde finales del mes de enero ha dado un importante impulso a la demanda de furgonetas en el mercado de usados, vehículo que este colectivo utiliza como una de sus principales herramientas de trabajo, hasta el punto de duplicarse en ese mismo periodo, según informa AutoScout24.

El aumento de la demanda va en paralelo a la afiliación de emprendedores en febrero y marzo Según un estudio de la compañía, el espectacular aumento de la demanda va en paralelo a la afiliación de emprendedores al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) que se incrementó en 8.700 personas en los meses de febrero y marzo.

Este repunte de la afiliación aporta un poco de optimismo a este colectivo, debilitado por la crisis tras la baja de más de 320.000 autónomos desde 2008, de los que 37.000 tuvieron que cerrar su negocio sólo en el último año.

Esta tímida reactivación está relacionada, además, con las buenas expectativas generadas por el plan de pago a proveedores que, a partir de mayo, inyectará más de 10.000 millones de euros a miles de autónomos que tienen facturas pendientes de cobro con los ayuntamientos.

Aumento de la oferta tras el cierre de negocios

Según AutoScout24, muchos emprendedores estarían adelantado su intención de comprar una furgoneta ante la previsible reactivación de la economía local tras el pago de las facturas impagadas por parte del Estado.

Se ofrecen vehículos industriales jóvenes que los autónomos habían comprado antes de la crisisPese a los esperanzadores datos de demanda de usados, la recuperación del colectivo todavía es muy incipiente y no ha podido evitar que gran parte de los profesionales hayan acudido al mercado de ocasión para desprenderse a marchas forzadas de sus vehículos comerciales, recuperando así al menos una pequeña parte de su inversión inicial.

Una muestra de ello es el aumento de la oferta de furgonetas de ocasión, que se incrementó en un 11% entre enero y marzo respecto al mismo periodo del año anterior.

La entrada de la mayor parte de estos vehículos vino impuesta por el cierre de los negocios en lugar de por la necesidad de renovar las flotas, lo que ha insuflado en el mercado un gran número de vehículos industriales relativamente jóvenes que los autónomos habían comprado justo antes del estallido de la crisis.

Seis años y medio de antigüedad

El flujo de furgonetas jóvenes ha compensado el envejecimiento de las que se vendían.Este flujo de furgonetas más jóvenes ha compensado el envejecimiento de las que ya estaban a la venta, por lo que su antigüedad media ha permanecido relativamente estable, con un ligero aumento del 0,6% en los últimos tres meses.

Ello sitúa a estos vehículos en torno a los seis años y medio de antigüedad, frente a los más de siete años que presentan los turismos en el mercado de ocasión.

Esta circunstancia, unida al incremento de la demanda (+101%) procedente de los nuevos emprendedores que quieren poner en marcha sus negocios y optan por el mercado de usados frente al de nuevos para ajustar al máximo sus costes, ha permitido que el precio medio de los industriales ligeros a la venta aumente un 6% y alcance los 8.720 euros, uno de sus niveles más altos desde que estallara la crisis.