A través de un comunicado, aseguran que es "falso" que no vayan a cobrar e indican que la no aceptación del plan de ajuste imposibilita el acceder a un crédito a largo plazo, que en el caso de La Línea ronda los 60 millones de euros y que con la garantía del Estado iba a ser facilitado por una entidad bancaria. Ahora, "cuando el plan es desfavorable", se aplica la intervención del ICO con esa cantidad y el Gobierno establece que a cargo de la PIE se vaya mensualmente satisfaciendo esa cantidad por el Ayuntamiento, por lo que, según matiza el equipo de gobierno, "en ambos casos los proveedores, en este caso acreedores, cobran".

A juicio del equipo municipal de gobierno, el plan de ajuste ha sido considerado desfavorable porque "resulta insuficiente para garantizar la devolución y pide más despidos y recortes de nóminas". A este respecto se indica por parte municipal que "no hace falta llegar a esos extremos".

Por otro lado, y con independencia de este asunto, se considera desde el Ayuntamiento que las cuentas municipales "irán saneándose paulatinamente" porque existe un plan para lograr ese objetivo "que costará tiempo por las abultadas deudas que los 16 años de gobiernos locales del GIL y del PP dejaron en este Ayuntamiento".

Además, consideran que "la falta de apoyo" del Gobierno del PP es "algo esperado". A juicio municipal, el Ayuntamiento sigue sufriendo la "fuerte presión" de las deudas con la Tesorería de la Seguridad Social y con las derivadas del IRPF.

La solución válida —según apostillan— es la que figura en los Presupuestos Generales del Estado para el Ayuntamiento de Marbella, "único ente local que goza de una disposición adicional mediante la cual se aplazan esas deudas durante 40 años con un interés del uno por ciento". Así, entienden que esa medida debería incorporarla el Gobierno al Ayuntamiento de La Línea "como ayuda efectiva para paliar la crisis".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.