Los furanchos hacen su agosto en Vigo

Más de 150 establecimientos ilegales ofrecen comida casera y barata durante el verano, aunque sólo pueden vender vino.
Algunos tienen hasta carteles, aunque no están permitidos. (M. Vila)
Algunos tienen hasta carteles, aunque no están permitidos. (M. Vila)
Con el calor, vuelve la temporada de los furanchos. Sólo en el área de Vigo, se cuentan hasta 150 de estos establecimientos clandestinos, que ofrecen un menú completo y asequible en fincas particulares señaladas con una rama de laurel.Según la normativa, los productores de vino pueden abrir un mes sus casas para vender al público el excedente de sus cosechas. Pero no ofrecer otras bebidas y mucho menos acompañarlas de comidas calientes, según destaca la Federación Provincial de Hosteleros.

Pocas denuncias

Según denuncian los hosteleros, los furanchos suponen una competencia desleal, ya que no pagan impuestos ni seguridad social. Lo cierto es que en los furanchos echa una mano toda la familia, desde la abuela hasta la sobrina.

Así, una cena con tortilla, empanada casera, calamares, pimientos, zorza, chorizo y queso sale por 7 euros por persona. Una oferta casera, barata y, por tanto, muy tentadora, sobre todo para la gente joven. «El problema para acabar con los furanchos ilegales es detectarlos, porque algunos son esporádicos y además la gente no quiere líos con sus vecinos», reconocen los hosteleros.

Al año se producen entre 10 y 15 denuncias. Redondela y Valladares reúnen a la mayoría de los furanchos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento