El lehendakari, Patxi López, ha anunciado este martes que, "más que nunca", seguirá defendiendo su proyecto de gobierno, lo que supone que no convocará elecciones anticipadas, tras advertir al PP de que él es el único que puede "disolver el Parlamento" y que "nadie desde la sombra puede" obligarle a hacerlo.

López ha hecho estas declaraciones después de que este lunes el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, diese por roto el acuerdo que su formación mantiene con los socialistas vascos para dotar de estabilidad al Gobierno Vasco.

La comparecencia del lehendakari estaba prevista con anterioridad al anuncio de Basagoiti para hacer un balance de los tres años de legislatura, que se acaban de cumplir.

La determinación del lehendakari de no adelantar por el momento la cita electoral supone que el Ejecutivo autonómico afrontará lo que le queda de legislatura gobernando en minoría, ya que el PSE-EE cuenta con 25 de los 75 parlamentarios de la Cámara vasc

El lehendakari, en presencia de todos los consejeros de su gabinete, ha recordado al PP que él es "el único con capacidad para disolver" el Parlamento Vasco y que, por tanto, "nadie desde la sombra puede" obligarle a hacerlo.

En el acuerdo no ponía que había que mirar hacia otro lado cuando se atacaba al autogobierno Por ello, ha querido mandar un mensaje de tranquilidad para asegurar que el Gobierno Vasco va a seguir defendiendo sus objetivos, sus "proyectos de país" y los intereses de la sociedad vasca en minoría. Por tanto, en estos momentos ha descartado un adelanto electoral, aunque no ha querido aclarar si eso supone que agotará la legislatura o si recurrirá a unos comicios anticipados más adelante.

"La prioridad del Gobierno es defender los servicios públicos, combatir la crisis y defender el autogobierno. A eso nos vamos a dedicar y no a adelantos electorales que responden a otro tipo de cálculos partidistas. La decisión me corresponde a mí y la adoptaré en función de los intereses del país", ha manifestado.

Preguntado por si se plantea someterse a una cuestión de confianza, como ya ha pedido el PNV, López ha respondido que es a la oposición a la que le corresponde, "si tiene dudas", plantearla. No obstante, ha recordado que no se trata "del primer gobierno en minoría de la historia" y ha subrayado que existen "fórmulas para buscar acuerdos y para sacar adelante las políticas".

"Para ello trabajaremos y cada uno deberá decidir cuál es su responsabilidad de país. El Gobierno está dispuesto a hablar con todos para sacar adelante las cosas que necesita Euskadi", ha planteado

Ha reconocido que se enteró de las intenciones de Basagoiti por los medios de comunicación y no de manera directa, por lo que ha subrayado que las formas utilizadas por éste no han sido propias "de la cortesía política", ya que "un acuerdo de gobierno es una cosa muy seria y no se puede romper de esta manera".

"En el acuerdo no ponía que había que mirar hacia otro lado cuando se atacaba a nuestro autogobierno", ha señalado López, quien ha insistido en que el Ejecutivo de Vitoria no va a aplicar los ajustes decretados por el Gobierno central y que en parte van a ser recurridos ante el Tribunal Constitucional.

"Mientras haya un Gobierno socialista en Euskadi no vamos a cerrar quirófanos, ni aulas de los colegios, ni los jubilados tendrán que pagar sus medicinas. Por mucho ruido que haya en Euskadi, no tendrán ningún efecto los recortes. Eso no es hacer oposición a un Gobierno, sino defender los intereses de los vascos", ha incidido.

Amaiur también quiere elecciones

El portavoz de Amaiur en el Congreso, Xabier Mikel Errekondo, cree que el Gobierno de Patxi López no representa a la mayoría social vasca ni ha aportado "nada" en la resolución del conflicto político ni en la crisis socioeconómica y, por tanto, ve conveniente que se celebren unas nuevas elecciones.

Según ha dicho Errekondo, el Gobierno vasco, desde una "óptica social" ha sido considerado "ilegítimo" por la sociedad en los tres años que lleva al ser un ejecutivo "pactado y atado" desde el PP y el PSOE en Madrid.

"No está cumpliendo con las exigencias de la sociedad vasca" en cuanto a la resolución de sus problemas puesto que -a su juicio- se ha limitado a aplicar la misma línea que se hace en la capital.

Ha señalado que lo más conveniente es que haya unas nuevas elecciones para que esté representada la sociedad vasca en su conjunto, que ahora -ha subrayado- no lo está porque falta la izquierda abertzale.

El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao (PNV), ha afirmado por su parte que el País Vasco necesita "cuanto antes" un nuevo gobierno porque el liderazgo por Patxi López "ya está muerto". "Afortunadamente parece que se termina el tiempo de los tres años perdidos para este país", ha afirmado Bilbao, quien ha indicado que ahora el gobierno de López carece de apoyos parlamentarios por lo que "no tiene sentido seguir con la actual situación".

"Este gobierno está agotado y el último 'puyazo' se lo ha metido quien le nombró, quien le eligió, porque López ha sido lehendakari porque le votó el PP", ha resumido el dirigente nacionalista.