Brigitte Bardot llorando
Brigitte Bardot llora al ver unas imágenes de cacerías de focas, en Ottawa, Canadá. (Chris Wattie / REUTERS) Chris Wattie / REUTERS
La ex musa del cine francés Brigitte Bardot se plantea actualmente radicarse en Suecia por sentirse "mucho más cercana a la sensibilidad" de este país en materia de protección a los animales.

"Mi imagen y mi fama internacional han estado siempre asociadas a Francia. Pero, a la inversa que (Greta) Garbo, que dejó Suecia para acabar sus días en Estados Unidos, yo quizás abandonaré Francia para acabar los míos en Suecia", apunta en una carta abierta al primer ministro sueco, Goran Persson.

La intervención de mi Gobierno me da vergüenza de ser francesa

"La intervención de mi Gobierno me da vergüenza, vergüenza de ser francesa y de ser hasta tal punto despreciada y totalmente incapaz de hacer oír mi voz en mi propio país", prosigue la misiva de Bardot, presidenta de una asociación de protección animal que lleva su nombre.

El pasado 8 de junio, la intérprete difundió otra carta, dirigida al ministro de Economía francés, Thierry Breton, en la que se mostraba "consternada y escandalizada" por la oposición francesa a la regulación aprobada por Suecia para mejorar las condiciones de cría de los visones destinados a la elaboración de prendas.

Ya fue condenada por incitar al odio racial por lamentar la "islamización" de Francia en un libro

Para Bardot, los argumentos de Breton contra la nueva medida sueca expuestos a la Unión Europea son "de una estupidez que supera el entendimiento", según el texto de la dura misiva.

La intérprete de "...Y Dios creó a la mujer" ha multiplicado en los últimos años las declaraciones polémicas.

En 2004 fue condenada a pagar 5.000 euros por incitar al odio racial en su libro "Un cri dans le silence" ("Un grito en el silencio"), en el que lamentaba "la islamización de Francia".