La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a un año y ocho meses de prisión a Y.V.P. por apuñalar al portero de un local en Muriedas, cuando este le pidió que cesara en su actitud en el interior.

Los hechos sucedieron en 2005, cuando el acusado estaba molestando a los clientes del local, y el portero, que estaba ejerciendo esa noche de forma ocasional, le dijo que parara y le acompañó hasta la puerta.

Pero Y.V.P. volvió a entrar, y de nuevo molestó a varios clientes, iniciando un incidente, por lo que el portero le empujó para que parara, y entonces este sacó un arma blanca y le asestó una puñalada, que provocó que el portero sangrara abundantemente.

Ambos se enzarzaron en una pelea en las escaleras, por las que se cayeron, golpeándose la cabeza el condenado.

Por estos hechos se le condenó inicialmente a dos años de prisión por un delito de lesiones, pero se le aplica la atenuante por el consumo de alcohol, y a indemnizar a la víctima con 4.492 euros.

La víctima también había sido acusada, pero la sentencia le absuelve de los cargos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.