"Estoy convencido de que ningún compañero se hizo periodista para participar del actual estado de la profesión". Son palabras del periodista Alfonso Hermida, quien firma el manifiesto del Colexio Profesional de Xornalistas con motivo del Día de la Libertad de Prensa que se celebra este jueves, y en el que el proclama: "Nunca imaginé que llegaría un día en que los periodistas tuviésemos que tomar partido, dar un paso adelante y significarnos para salvar la profesión de deterioración a la que está sometida en los últimos años".

De esta forma, este manifiesto, que se une a las concentraciones convocadas en Lugo, Vigo, A Coruña y Santiago de Compostela, donde está la única facultad de Galicia con esta especialidad, apela a un "periodismo fuerte y orgulloso de sí que sirva de freno al control que ejercen los poderes político y económico y que fiscalice con rigor las actuaciones de uno y de otro".

"Porque es el momento perfecto para que los lobos salten sobre sus presas y consigan someterlas y volverlas dóciles y sumisas, llegó el tiempo de significarse y dar la cara por una profesión que tanto nos ofrece y que tan necesaria es", proclama.

"Por un periodismo responsable que no consienta ruedas de prensa sin preguntas. Por un periodismo de calidad que no abuse ni de becarios sin salario, o contratados por un sueldo indigno, ni de compañeros con poca experiencia. Que sean periodistas quienes organicen las redacciones, no las gerencias ni los departamentos de recursos humanos, que desconocen las verdaderas necesidades profesionales", arenga.

"Por un periodismo, en definitiva, que no se vea obligado a salir a la calle cada 3 de mayo para espantar fantasmas", sentencia. 3.000

Licenciados al año

En los últimos cuatro años, recuerda, se perdieron más de 6.000 empleos, se cerraron 52 medios de comunicación y se abrieron 23 expedienes de regulación de empleo (ERE), según los datos de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Cada año se licencian 3.000 periodistas, de los que sólo 500 consiguen trabajar. Cada día que pasa se destruyen 15 puestos de trabajo en los medios de comunicación. "Tapamos la hemorragia con nuestras manos, conocedores de que poco podemos hacer ante la avalancha de malas noticias que está por venir", señala a este respecto.

"Somos los principales perjudicados por el cierre de empresas, por los despidos masivos, por la precarización de las condiciones laborales y salariales y por la pérdida alarmante de recrusos para desarrollar nuestro trabajo, sin obviar que muchos de los responsables de estas decisiones son también periodistas. Víctimas y verdugos", reflexiona.

Así, se muestra "convencido" de que "ningún compañero se hizo periodista para participar del actual estado de la profesión". "Yo por lo menos no", advierte. "Casi todos tenemos una idea del oficio que se da de bruces contra la realidad y nos hace caer víctimas de la desilusión y la desmotivación, la perdición humana, la perdición de una carrera", apostilla antes de añadir: "La crisis, que muchos usan como excusa, debilita nuestro derecho a ejercer la profesión con dignidad y arruina el derecho de los ciudadanos a una información veraz, plural y rigurosa".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.