Arnaldo Otegi
Arnaldo Otegi, en la Audiencia Nacional en enero de 2010. Ángel Díaz / Pool Reuters

El Gobierno español le ha pagado este martes 20.000 euros a Arnaldo Otegi como indemnización por daños morales tras haberle impuesto una condena por injurias graves al rey, que según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), era "desproporcionada".

Los hechos se remontan a febrero de 2003, cuando Otegi era portavoz de la ilegalizada Batasuna. En una conferencia de prensa, donde el abertzale valoraba una visita de Juan Carlos I al País Vasco, relacionó al monarca con una denuncia de malos tratos y se refirió a él como “el jefe de los torturadores”.

Tras pronunciar estas palabras, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco lo declaró no culpable, pero el Ministerio Fiscal recurrió y el Tribunal Supremo lo condenó a un año de cárcel, por un delito de injurias graves al rey.

Una pena que para el TEDH es "desproporcionada", por lo que el pasado 15 de marzo resolvió que España había vulnerado el derecho a la libertad de expresión de Otegi. Como consecuencia, le obligaba a indemnizarle con 20.000 euros y pagar otros 3.000 euros en concepto de costas. Aunque España pidió que se revisará esta primera decisión del tribunal, la Gran Sala de la Corte rechazó el recurso presentado por el Gobierno español y la sentencia se convirtió en firme el 19 de septiembre de 2011.

Para evitar ser sancionado por el tribunal, el Ministerio de Justicia dio la orden de pago a la Caja General de Depósitos del Tesoro, que este pasado martes ha ingresado 20.000 euros en la cuenta corriente del abertzale.