El cardenal "in pectore" se queda oculto

Una de las incógnitas del cónclave que eligirá al sucesor de Juan PabloII se ha quedado sin resolver. El Papa había nombrado un cardenal "inpectore", cuyo nombre no se había hecho público en 2003. Se suponía quesu nombre se desvelaría al hacerse público el testamento, pero no hasido así. Probablemente el nombre del "último cardenal" jamás se sabrá.
¿Cuál es la identidad del cardenal 'in pectore'? (Foto: Reuters)
¿Cuál es la identidad del cardenal 'in pectore'? (Foto: Reuters)
Reuters

El 21 de octubre de 2003 Juan Pablo II creó 31 nuevos cardenales,uno de ellos "in pectore", por lo que no reveló su nombre y no se leatribuyó el capelo cardenalicio en una ceremonia posterior.

El Código de Derecho Canónico alude a la figura de ese purpurado "oculto" y afirma de él que "notiene entre tanto ninguno de los derechos o deberes de los cardenales,adquiriendo esos deberes y esos derechos cuando el Romano Pontíficehaga público su nombre, pero a efectos de procedencia se atiende al día en que su nombre fue reservado in pectore".

Eso quiere decir que si finalmente se conoce su nombre, el cardenal tendrá la misma antigüedad que los otros treinta purpurados anunciados hace casi año y medio.

Laincógnita es si el Papa polaco tenía realmente en su cabeza el nombrede ese cardenal o era una carta que se reservaba para el futuro, demanera que pudiera ponerle cara y nombre a una dignidad eclesiástica yaaprobada.

Juan Pablo II podría hacer público el nombre delcardenal "in pectore" en algún documento firmado por él que se hagapúblico tras su muerte, por lo que el purpurado se incorporaría alColegio Cardenalicio que elegirá al próximo Obispo de Roma. Se esperabaque fuera en el testamento, no ha sido así.

Sin embargo, puede que no haya puesto nombre a esa figura o que al menos no haya dejado constancia con prueba alguna, en cuyo caso el beneficiario nunca accedería a la púrpura.

Losexpertos vaticanistas creen que el Papa sí tenía a alguien en mentecuando anunció la figura del cardenal "in pectore" y que probablemente se sabrá tras su muerte.

Teorías sobre el "oculto"

Apartir de ahí empiezan las hipótesis acerca de quién puede ser y sobreello hay dos teorías muy distintas, basadas en si ha querido premiar aalguno de sus actuales colaboradores en el Palacio Vaticano o reconocerla labor de un dirigente católico en países donde la Iglesia atraviesadificultades.

En el primer caso uno de los nombres que más circulan es el del arzobispo polaco Stanislaw Dziwisz,que ha sido durante casi cuarenta años el secretario de Karol Wojtyla,primero en la archidiócesis de Cracovia y luego en la Santa Sede.

Otro posible aspirante es el arzobispo argentino Leonardo Sandri,actual sustituto de la Secretaría de Estado (una especie de adjunto alprimer ministro vaticano) y que en los últimos tiempos ha sido la "voz"del Papa en las audiencias dada la dificultad de éste para hablar antelos fieles.

La segunda línea apunta a que el Papa quiere dar unrespaldo a una Iglesia que atraviese dificultades con el nombramientode un cardenal que pertenezca a ella.

¿Será chino?

EnChina los católicos padecen un trato duro, y a veces son perseguidos yencarcelados por el Gobierno local, mientras que en Rusia la relacióncon la Iglesia ortodoxa de Moscú y con el propio Ejecutivo es delicada.

El nombramiento de un cardenal chino o ruso sería una muestra de apoyo a los católicos de esos países pero Wojtyla no lo habría querido anunciar antes para no perjudicar la imagen y la vida del purpurado.

Encualquier caso, si la identidad del cardenal "in pectore" se conocetras la muerte de Juan Pablo II y resulta ser alguien de menos deochenta años, podrá entrar a la Capilla Sixtina para elegir al sucesory el Colegio reunido en cónclave estaría integrado por 118 religiosos.

Lo vaticanistas han abandonado las teorías, convencidos de que nunca se sabrá el nombre del último cardenal de Juan Pablo II:

NOTICIAS relacionadas

Mostrar comentarios

Códigos Descuento