En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de que la Audiencia Provincial de Sevilla ha fijado para este viernes el inicio del juicio con la constitución del jurado popular que enjuiciará al acusado, para quien la Fiscalía pide 13 años de cárcel y el pago de una indemnización de 150.000 euros a favor de la madre de la víctima por un presunto delito de homicidio.

Según relata el Ministerio Público en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, los hechos tuvieron lugar sobre las 21,00 horas del 25 de marzo de 2011 en el Charco de la Pava, lugar donde se estaba celebrando una fiesta entre jóvenes con motivo de la llegada de la primavera.

En ese contexto, el acusado se acercó a un grupo que había venido de La Puebla de Cazalla, en el que se encontraba la víctima y que estaba en una zona de aparcamientos junto a dos vehículos allí estacionados en paralelo, a los cuales habían conectado los altavoces para escuchar música.

No pudo llegar con vida al hospital

Tras una discusión entre acusado y víctima originada por motivos que se desconocen, estando los dos de frente "y con ánimo de causarla la muerte", el imputado le asestó una puñalada a la altura del hemitórax izquierdo, llegando a provocar una lesión cardíaca que originó un shock hipovolémico.

La víctima, de 23 años de edad y que "no conocía de nada" al imputado, entró en parada cardiorespiratoria a causa de la herida y fue trasladado en ambulancia al Hospital Virgen del Rocío, donde no pudo llegar con vida, ya que ingresó cadáver en el mismo a las 22,36 horas de ese mismo día.

De su lado, la acusación particular que ejerce la familia de la víctima solicita para el imputado un total de 20 años de prisión y la misma indemnización por un delito de asesinato. El juicio será presidido por el magistrado José Manuel Holgado, de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

Por estos hechos, fueron imputados inicialmente tanto Óscar Riquelme como un menor de 17 años de edad, que incluso fue internado en un centro de menores aunque a petición de la Fiscalía, quien entendía que "no existen indicios de la participación ni colaboración" del menor en los hechos, el Juzgado de Menores número 3 lo dejó en libertad vigilada. Tras ello, el Juzgado archivó la causa contra el menor al no poder determinar su participación en el homicidio.

El acusado niega los hechos

Durante su declaración judicial, el acusado dijo que el día de los hechos se encontraba haciendo 'botellón' en la zona y que, en un momento dado, fue a ver a un amigo que también se encontraba allí haciendo 'botellón' en un coche. En ese trayecto, vio a la víctima en el suelo y ayudó a montarla en un coche para su posterior traslado a un centro hospitalario, por lo que negó haberle apuñalado y aseguró que tampoco vio quien lo hizo.

Además, el detenido aseveró que "no sabe nada" del incidente previo en el que habrían pinchado una rueda al coche de un primo de Francisco José Guerrero, y puso de manifiesto que el menor detenido por estos hechos "era conocido del barrio" de San Juan donde vivía. Además, en su declaración policial afirmó que, posteriormente a que se cometiera el crimen, escuchó que el menor podría ser el autor de la puñalada.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.