Beccaría propone tolerancia y justicia social contra la amenaza del mesianismo, la xenofobia y el ultraliberalismo

El nuevo presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, ha defendido valores como la tolerancia, la justicia social, la racionalidad y la separación Iglesia-Estado para enfrentarse a los "enemigos íntimos de la democracia": la xenofobia, el mesianismo y el ultraliberalismo.
Rajoy Y Romay Beccaría En El Consejo De Estado
Rajoy Y Romay Beccaría En El Consejo De Estado
POOL

El nuevo presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, ha defendido valores como la tolerancia, la justicia social, la racionalidad y la separación Iglesia-Estado para enfrentarse a los "enemigos íntimos de la democracia": la xenofobia, el mesianismo y el ultraliberalismo.

Beccaría ha tomado prestados estos conceptos de un intelectual europeo, Tzvetan Todorov, en su discurso de toma de posesión como presidente del Consejo de Estado, un acto presidido por el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y al que han asistido diversos ministros y representantes de las instituciones del Estado.

El nuevo presidente de la institución ha explicado que los tres pilares del orden democrático, el gobierno representativo, la economía de mercado y el Estado de Derecho, "están padeciendo" el ataque de lo que Todorov ha denominado "enemigos íntimos": la xenofobia, el mesianismo y el ultraliberalismo.

Frente a estos peligros, ha asegurado que la historia de Europa le ha permitido "crear una base de valores que debería permitir oponerse a las diversas formas de deshumanización", valores con "vocación universal" y que la civilización europea "lanza a todas las demás".

Romay Beccaría ha reconocido las dificultades de los tiempos actuales y le ha deseado "ánimo" a Rajoy en su tarea al frente del Gobierno, para que siga, ha dicho, "sirviendo a España en ocasión tan difícil como esta con el patriotismo, determinación y equilibrio que lo estás haciendo".

Reforma del consejo

El nuevo presidente ha dedicado el grueso de su intervención a defender el Consejo de Estado, tanto el trabajo de los letrados y los funcionarios que trabajan en él como de los consejeros. "No recuerdo ninguna votación en que se haya producido un alineamiento de los consejeros en las votaciones que recordara el signo político del Gobierno que los nombró", ha defendido.

Por otro lado, ha advertido contra una reforma de esta institución, ya que atesora "la sabiduría de siglos acumulados" y una forma de trabajar y de tomar decisiones que aseguran la "calidad final" de los informes que elabora. "Esa calidad es la que explica sin duda la general aceptación de nuestros dictámenes por los ministerios y por el gobierno, a pesar de que en su inmensa mayoría no les vincula", ha dicho.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento