E.ON espera lograr un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de entre 9.600 y 10.200 millones de euros en 2012, así como un beneficio neto recurrente de entre 2.300 y 2.700 millones, anunció el consejero delegado de la compañía, Johannes Teyssen, en su discurso durante la junta de accionistas.

El beneficio recurrente de 2011, de 2.501 millones de euros, se situó en la parte media de esta horquilla. Durante el pasado ejercicio, el grupo perdió en términos netos 2.219 millones de euros por el impacto del adelanto del apagón nuclear en Alemania y por las depreciaciones y amortizaciones de activos en España e Italia.

El consejero delegado de la compañía indicó que en 2013 el Ebitda se situará entre 11.600 y 12.300 millones, mientras que el beneficio neto recurrente será de entre 3.200 y 3.700 millones.

En todo caso, la compañía califica de "difícil" el entorno económico en 2012 y advierte de que los precios energéticos serán "débiles" durante el ejercicio. Además, espera que en el negocio del gas se mantengan las "incertidumbres" actuales.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.