Un total de seis internos de la prisión madrileña de Alcalá-Meco han llegado en peregrinación este jueves a Compostela, junto con funcionarios de prisiones y voluntarios de BBVA, después de recorrer el Camino de Santiago en lo que los propios internos han calificado como una "experiencia increíble".

En la que constituye la cuarta iniciativa de peregrinación de este tipo han participado seis reclusos, seis funcionarios de prisiones y numerosos voluntarios de BBVA, que han recorrido el Camino de Santiago desde el 9 de abril, tal y como ha informado el director de la Oficina de Voluntariado de BBVA, Joaquín Santos, entidad encargada de este proyecto.

Según ha explicado Santos, los internos han acogido con muy buena disposición este proyecto, en el que han participado 40 reclusos en cuatro ediciones, por la oportunidad que les brinda de vivir una experiencia diferente y porque les permite "acceder mejor al tercer grado".

"La delincuencia es algo muy complejo", ha indicado Joaquín Santos, que ha apostado por fomentar este tipo de iniciativas que permitan a los reclusos, que se encuentran pagando su condena, "reinsertarse en la sociedad".

Por su parte, los internos han vivido durante esta ruta una "experiencia increíble" y de la que únicamente sacan "cosas buenas". Así, Leo, uno de los participantes, argentino de nacimiento, ha destacado la "felicidad inmensa" que siente al haber llegado a Santiago, aunque con la "tristeza" de que la experiencia "se ha terminado".

"Haría un camino de 365 días", ha sentenciado el interno, al tiempo que ha destacado de la ruta "inyección de energía" que les ha dado y las personas con las que se han ido cruzando en el Camino. "Haber salido de la rutina de todos los días —en la cárcel— ya es mucho. Es superemocionante en todos los sentidos", ha sentenciado Leo.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.