La familia de Mos pendiente de desahucio logra un aplazamiento del banco, que volverá a revisar su caso "en 2 ó 3 meses"

El Ayuntamiento de Mos incorporará al padre a un programa de inserción laboral con carácter preferente
Familia de Mos (Pontevedra) pendiente de desahucio
Familia de Mos (Pontevedra) pendiente de desahucio
EUROPA PRESS

La familia de Mos (Pontevedra) que estaba pendiente de ser desahuciada por el Banco Popular —por una deuda hipotecaria—, ha llegado a un acuerdo con la entidad financiera para que se suspendiera el desalojo durante, al menos "2 ó 3 meses", momento a partir del cual se volverá a revisar su caso.

Así lo han confirmado los afectados, el matrimonio formado por Jesús Fernández y Clara Fervenza, tras mantener una reunión con responsables de la entidad, en la que estuvieron acompañados por la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, y por miembros de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas de Vigo, Tui y Baixo Miño.

Según han precisado Clara y Jesús, este mismo jueves han entregado en el juzgado una petición de aplazamiento del desahucio, junto con un informe del director del colegio de su hija menor, que recomienda su continuidad en el centro hasta la finalización del curso. "Al final se adelantaron desde el banco, y nos llamaron para confirmar que se suspendía temporalmente el proceso", ha señalado Clara Fervenza.

La alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, ha señalado que el gobierno municipal actuará en el ámbito de su competencia, en este caso, "ayudando para mejorar la situación económica de esta familia". En ese sentido, ha anunciado que el padre de esta familia será incorporado en un programa de empleo municipal con carácter "preferente".

Deuda hipotecaria

Así, cuando termine el nuevo plazo dado por el Banco Popular, en función de la situación económica y laboral de esta familia, se volver a revisar su caso, "para ver si se opta por el alquiler social o por retomar la hipoteca", según ha señalado el propio Jesús Fernández.

El Banco Popular les concedió en 2007 una hipoteca por 143.000 euros —la casa había sido tasada entonces en 186.000 euros—, y a día de hoy, se han quedado sin vivienda, que ha sido subastada, por impago de cuotas. No obstante, mantienen una deuda con la entidad de 104.000 euros, mientras que el banco pudo quedarse con la casa por la mitad su valor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento