Cada día se abandonan 4 perros y gatos en la ciudad

El número de mascotas desamparadas se mantiene durante el verano, pero las adopciones caen en picado y se tienen que sacrificar más animales.
Cada día se abandonan en Zaragoza más de cuatro perros y gatos, situación que se agrava en verano porque las adopciones de animales desvalidos caen en picado. El centro municipal de protección animal recibe todos los meses entre 120 y 125 animales abandonados para los que la adopción es la única alternativa al sacrificio.Durante julio y agosto, las adopciones se reducen a una tercera parte. En concreto, señalan en la perrera, durante todo el año se consigue un nuevo hogar para el 60% de los animales que llegan a las instalaciones sin dueño.

En los meses de más calor, sin embargo, sólo dos de cada diez mascotas logran salir de allí con una familia nueva, por lo que se dispara el número de perros y gatos que deben ser sacrificados.

Y eso que adoptar un animal es más barato que comprarlo en un establecimiento especializado. Adoptar un perro cuesta 12 euros. Con este dinero se paga la vacunación, la cartilla del animal y el alta en el censo canino.

Con tal gesto, no sólo se consigue una mascota barata, sino que se salva del sacrificio a un animal. Perros y gatos abandonados pueden estar hasta diez días en el centro de protección animal antes de ser sacrificados. Los cachorros y los perros de raza son los que tienen más posibilidades de sobrevivir porque son los más reclamados por las familias.

El abandono de animales se mantiene estable durante todo el año, explica Manuel Izuel, responsable del centro, al que llegan casi 2.000 perros y gatos cada año. La mayoría, señala, son mascotas que se han abandonado en plena calle, aunque muchos propietarios optan por llevar a su perro al centro municipal porque ya no se pueden ocupar de él.

Según la ley de protección animal de la comunidad aragonesa, el abandono de una mascota en la calle se sanciona con multas de entre 60 y 601 euros, un castigo que, sin embargo, no se lleva a la práctica.

También existen sanciones para los perros peligrosos. Llevarlos sin correa, entrenarlos para potenciar su agresividad o abandonarlos conlleva multas de 300 a 15.000 euros.

Incluso aunque tengan el chip

La implantación obligatoria del chip de identificación no ha frenado el abandono de animales aunque, eso sí, son los propios dueños los que llevan a sus mascotas a la perrera. «Los perros con chip también pueden ser adoptados. De hecho, basta con cambiar el nombre del propietario en la base de datos», asegura Manuel Izuel.

50.000 perros hay en la ciudad de Zaragoza. Sólo la mitad lleva el chip obligatorio de control.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento