El delegado del Gobierno, Joaquín Bascuñana, ha confirmado este jueves que las heridas que presentaba el bebé de 15 meses que ingresó el pasado lunes en el hospital Virgen de la Arrixaca "no eran recientes". "Se le había llevado a cabo diversos actos de violencia en un cierto tiempo", ha lamentado.

Bascuñana, quien ha hecho estas declaraciones tras un acto oficial, ha comentado que se tuvo conocimiento de la noticia en la Jefatura Superior de Policía a través del referido centro hospitalario, cuyos facultativos, tras examinar al menor, constataron que era víctima de presuntos malos tratos.

De este modo, los agentes procedieron al arresto de los padres de este bebé, un español de 24 años, "con algún antecedente por algún otro acto violento", y una joven, de 23 años y nacionalidad hondureña, que han pasado este jueves a disposición judicial.

El bebé ingresó en Urgencias, ya que tenía marcas de quemaduras y diversas lesiones. Un posterior examen permitió a los facultativos médicos observar que tenía las dos piernas fracturadas y un brazo.

Por ello, Bascuñana ha deseado la pronta recuperación de este niño y que "cuanto antes pueda estar en un centro de la Comunidad y con unos padres que lo quieran", ya que, ha manifestado, "hay cantidades de familias en la Región que estarían deseosas de poderle dar calor y tenerlo como hijo suyo".

Asimismo, ha condenado "lo más enérgico posible un acto de esta magnitud", ya que, ha reprobado, "por los informes que tenemos, ya se venía produciendo en otras ocasiones de las que no hemos tenido información".

Y es que, ha dicho, "no hay acto más aborrecible en estos momentos que el poder hacerle a un bebé lo que según los informes médicos se ha podido hacer con este menor".

Consulta aquí más noticias de Murcia.