Los trabajadores de la planta granadina de Dhul han lamentado la aplicación de un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 82 compañeros, si bien han reconocido que esta medida "era inevitable" para ajustar la plantilla a las actuales necesidades de la producción, que se encuentra al 80 por ciento.

Este ERE extintivo, fruto del acuerdo entre los administradores concursales y el comité de empresa, se produce después de un expediente de regulación de empleo suspensivo (ERTE) que afectó a 194 trabajadores por un período de 180 días y que una vez concluido no ha sido suficiente por el estancamiento de las ventas.

En declaraciones a Europa Press, el vicepresidente del comité de empresa, Jorge Molina (UGT), ha explicado que antes de entrar Dhul en concurso de acreedores, se trabajaba en turno de día, tarde y noche, pero este último ha sido eliminado y eso ha derivado en el despido de la parte proporcional de la plantilla que ya no es necesaria.

Molina ha mantenido que estos 82 despidos —inicialmente iban a ser 114 trabajadores— "no es una noticia grata, pues eran personas que llevaban hasta 30 años en la empresa, si bien se ha mostrado convencido de que si los administradores concursales no hubieran impulsado el ERE lo habría hecho la empresa que se quedara con la firma.

En esta línea, ha confiado en que esta medida sirva para garantizar la viabilidad de la fábrica y el mantenimiento de los 200 empleos que quedan en la empresa, después de un "año y medio muy duro" para toda la plantilla.

Según los datos que baraja UGT, la única empresa interesada en este momento y que precisamente fue constituida para la adquisición de Dhul con el nombre comercial de Dulces y Postres de Granada sigue en negociaciones con los Administradores Concursales ultimando los detalles de la compra, en el marco de un proceso que "sigue su curso natural".

Consulta aquí más noticias de Granada.