La filtración de fotos y vídeos porno de su personal pone "en guardia" al departamento de Defensa colombiano

Los altos mandos de las Fuerzas Militares de Colombia investigan el origen de la difusión por Internet de unas fotografías y un vídeo que muestran a dos oficiales y varios funcionarios civiles del Ministerio de Defensa manteniendo relaciones sexuales.

La difusión de las imágenes, en las que aparecen una oficial de la Armada y uno de la Fuerza Aérea (FAC), junto a otros funcionarios civiles del Ministerio, ha causado "estupor y sorpresa" en el Ministerio de Defensa de Colombia.

"Lo más sorprendente del caso es que la persona o las personas que se encargaron de distribuir las imágenes, las hicieron llegar a funcionarios de embajadas y consulados, como si fuera un boletín oficial de la Fuerza Aérea", señala un portavoz del ministerio de Defensa.

De ahí que lo que se investiga es quién fue el directo responsable y, sobre todo, con qué intención se hicieron circular el video y las fotos.

"Las maravillas que hace la oficial de la Armada"

En las imágenes (fotos y video) una teniente de la Armada y un mayor de la FAC aparecen sosteniendo relaciones íntimas entre ellos y con otras funcionarias civiles del Ministerio.

Las fotografías empezaron a circular por la Red después de que la oficial se las enviara por correo electrónico a su compañero.

Alguien las interceptó y las rebautizó con el encabezado "las maravillas que hace la oficial de la Armada", de quien se omite su nombre, para hacerlas circular por el personal tanto de la Armada como de la Fuerza Aérea.

Por último, el escandalo reventó cuando, "como si fuera un boletín de la Fuerza Aérea", traspasó las ‘fronteras' del Ministerio y para llegar a varias oficinas de consulados y embajadas en otros países.

Las repercusiones internas

El caso que, según el comandante de la FAC, general Edgar Lésmez, podía haber quedado en el anonimato por pertenecer al ámbito privado de sus protagonistas, se complicó cuando las fotos empezaron a llegar a todos los funcionarios y de esa manera salpicó a las dos instituciones (Armada y Fuerza Aérea.

"Hemos iniciado una investigación para determinar qué sanciones se deben aplicar en este caso y qué violaciones contra el régimen interno de las Fuerzas Militares se han producido con este acto", indicó el general Lésmez.

Los dos oficiales permanecen activos y "sólo después de que se determine el daño causado a las instituciones, se tomará una decisión", explicó Lésmes.

Por su parte el Ministerio considera que emplear la red interna de alguna de las fuerzas (Armada, Ejército o FAC), para la difusión de este tipo de material, atenta contra el desarrollo laboral y de credibilidad.

Los altos mandos están analizando el caso "para establecer si se incurrió en una falta a la disciplina o si se trató, sencillamente, de una filtración de un episodio pasional y personal". "Hemos iniciado una investigación para determinar qué sanciones se deben aplicar en este caso y qué violaciones contra el régimen interno de las Fuerzas Militares se han producido con este acto", declaró el general Edgar Lésmez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento