Condenada a coger el autobús

Laura Bautista reside en El Palo, estudia en Teatinos y trabaja en el centro.
Desde el pasado 1 de junio vive condenada a usar el transporte público. Una grúa se desplomó sobre una casa en Héroe de Sostoa y aplastó su flamante Citroën AX.«Mi coche tenía años, pero estaba en perfecto estado; no voy a consentir que lo den de baja y me paguen 600 euros», se lamenta esta joven de 22 años.

Tras ocurrir el siniestro, Grúas Cabeza se comprometió a darle otro coche (a ella y otra chica que también perdió su vehículo). Pero ahora la empresa ha puesto todo en manos de su seguro: ha pasado un mes y medio y ni rastro del utilitario.

Según Laura, Grúas Cabeza pretende que los responsables de la obra donde ocurrió el accidente se hagan cargo de la mitad de los daños. Como la petición se ha desviado a la vía judicial, la solución podría demorarse más de un año.

Le han aconsejado que guarde las facturas de autobuses y taxis para poder luego reclamar lo que está gastándose a diario en transporte público. Pero también le han advertido: no es seguro que luego le abonen todas esas cantidades.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento