Una discusión por un taxi y una grosería a una joven desencadenó la madrugada del miércoles al jueves una pelea multitudinaria en el Moll d’Espanya. Una quincena de personas se vieron implicadas en la batalla campal. Los Mossos practicaron 13 detenciones (8 chinos, 3 australianos y un inglés), trasladados a la comisaría de Les Corts).

La Policía Portuaria recibió el aviso de que había una pelea a las 4.30 horas. Todo surgió cuando una decena de chinos, que esperaban en una parada de taxis, vieron llegar a un inglés y a un australiano con síntomas de embriaguez. Los dos individuos habrían intentado colarse, los chinos se enfadaron y comenzó la pelea a puñetazos y patadas. Otra versión apunta a que los anglosajones se propasaron y tocaron el trasero a una china. En la trifulca participaron otros ingleses y australianos. Hubo tres heridos (dos pasaron por el hospital).

Liberalización de horarios

Los taxistas rechazan que se aproveche la pelea para incidir en la falta de taxis por la noche. Recuerdan que el sector está sometido a una legislación  que impone la Entitat Metropolitana del Transport y el Institut Metropolità del Taxi. Así, aseguran que, si «lo que falta es más transporte nocturno», la decisión «es política» y no de los taxistas.

El sector aceptaría liberalizar el horario nocturno en verano, pero no las 24 horas. Y aseguran que si no quieren prestar servicio a hoteles es porque estos les exigen pagar comisiones, práctica «ilegal».