Bailes directos al corazón

Las claves:
  • Robert Carlyle y Marisa Tomei protagonizan una romántica historia.
  • Ésta se desencadena casualmente tras un accidente de circulación.
Una academia de baile es un sitio perfecto para que florezca el amor.
Una academia de baile es un sitio perfecto para que florezca el amor.

Lejos queda ya aquel violento personaje que lanzó a la fama a Robert Carlyle en Trainspotting.

Ahora, sin bigote y perfectamente asentado en el mundillo hollywoodiense, protagoniza una comedia romántica junto con Marisa Tomei (que ha estrenado recientemente Factótum).

Un atormentado viudo socorre a la víctima de un accidente. El herido le ruega que encuentre a la mujer que ama. Ésta trabaja en una escuela de baile, así que tendrá que apuntarse a clases para conocerla. Su llegada a la academia supondrá un punto de inflexión en su vida y le ayudará a superar la traumática muerte de su esposa.

El director y actor Randall Miller (que apareció en Tira a mamá del tren) realiza esta comedia musical en la que Robert Carlyle y Marisa Tomei son sólo la punta del iceberg de un elaborado reparto. Danny DeVito, en un pequeño papel; el clásico actor fetiche de los hermanos Coen, John Goodman; y la actriz Sonia Braga son algunos de los rostros del filme.

Aparte de estos nombres tan consagrados, participan jóvenes promesas, como Sean Austin (El señor de los anillos) o el hermano de Mark Whalberg, Donnie (Saw II).

* EE UU, 2005. Dir.: Randall Miller. Int.: Robert Carlyle, Marisa Tomei, Mary Steenburgen. Dur.: 103 min.

OTROS ESTRENOS DE LA SEMANA:

La crítica:Superman Returns

Consultala cartelera en tu provincia

Mostrar comentarios

Códigos Descuento