Dentista
Un dentista revisa la boca de un paciente. ARCHIVO

Una dentista de Breslavia (Polonia) se enfrenta a una pena de tres años cárcel después de que, en un arrebato de venganza, arrancara todas las piezas dentales a su exnovio después de que este la abandonara por otra mujer.

Según el diario Daily Mail, Anna Mackowiak, de 34 años, sedó al hombre de 45 años y aseguró después que había tratado de ser profesional, pero que sus emociones pudieron más al verle tumbado y sin forma de oponer resistencia. Al despertarse, el exnovio descubrió que no sentía "ningún diente" y que su mandíbula "estaba atada con vendas".

La dentista le dijo que había habido complicaciones durante la intervención, que el vendaje era "para proteger las encías" y que "tendría que ver a un especialista". "Cuando llegué a casa y me miré en el espejo no me lo podía creer", explicó la víctima; "No tenía ninguna razón para dudar de ella", añadió.

Mackowiak está siendo investigada por mala praxis y abuso de confianza con un paciente. Su exnovio asegura que su actual pareja le ha dejado porque "no puede estar con un hombre sin dientes" y que ahora tendrá que desembolsar "una fortuna" para arreglar el desastre.