Tiembla, vuelve Borrajo

El cómico ourensano regresa dispuesto a decir todo lo que piensa, sin censura. Su descarga irónica se enmarca en un cabaret para orientales.
El cómico ourensano regresa dispuesto a decir todo lo que piensa.
El cómico ourensano regresa dispuesto a decir todo lo que piensa.
Hay que ser muy valiente para enfrentarse a Moncho Borrajo. Incluso para sentarse delante de él y simplemente dejarle hablar. ¿Cuándo se le ocurriría la peregrina idea de que el espectador forma parte el espectáculo, de que tiene ideas propias?.

Moncho Borrajo es una maldición para las mentes acomodaticias. Los insulsos, mejor que se refugien en las últimas butacas. Quizá allí no les llegue de frente la incontinencia verbal de un irónico con mayúsculas. Así es este gallego.

urensano, predicador de la retranca más universal y crítico incensurable. La única manera de callarlo es no invitarlo a venir, y no es el caso de A Coruña. Por aquí se prodiga temporada tras temporada. Asegura que su gran ilusión es hacer en el Coliseo un maratón de muchas horas, incluso días.

Por el momento, va agrandando su escenario. Su última visita tuvo como marco el Teatro Rosalía. Ahora sube un peldaño –en aforo, que no en solera– y se apunta al Palacio de la Ópera. Serán 1.000 más los que disfrutarán y sufrirán su burla constructiva.

Llega con un nuevo espectáculo, un cabaret a la antigua usanza. Es lo que dice. Una tentación que acaba cayendo en el surrealismo: el cabaret está dirigido a los turistas orientales. ¿Será una reflexión sobre la incomunicación?

* Palacio de la Ópera. Glorieta de América, s/n. Hoy, a las 22.00 horas. Mañana, a las 21.00 horas. Las entradas cuestan 25, 22, 19 y 16 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento