Multa de tráfico
Un agente de la Guardia Civil realiza indicaciones a los conductores. Juanjo Martín / EFE

Un juzgado de León tramita estos días el recurso de un discapacitado auditivo que ha sido sancionado con una multa de 200 euros y la retirada de tres puntos del carné por ir conduciendo mientras manipulaba un teléfono móvil, según cuenta El diario de León.

Esta situación paradójica se ha convertido en una pesadilla para el este hombre, sordo de nacimiento, que sufre una minusvalía del 70% para hablar y una audición nula, como ha demostrado su abogada con diversos informes médicos, y que nunca ha tenido teléfono móvil.

El hombre, que nunca ha tenido móvil, aportó pruebas médicas

Los hechos se remontan a febrero el año pasado, cuando el conductor iba por la carretera N-630 entre Garrafe de Torío y León y se cruzó con una patrulla de la Guardia Civil que efectuó un giro de 180 grados para darle el alto y hacer que se parara en el arcén. El conductor no consiguió entender lo que le decían los agentes hasta que leyó la multa, pero les mostró el carné de conducir en el que figura su minusvalía y en el que se especifica las características especiales del vehículo que conduce e intentó hacerles entender que se trataba de un error.

Una vez en casa, ayudado por un sobrino que le sirve de intérprete, decidió recurrir, pero la DGT desestimó sus alegaciones y siguió adelante con la sanción que se elevó a 220 euros por el retraso en el pago.

Para evitar problemas, ha pagado los 220 euros, pero ha presentado recurso ante el juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de León, que, según su abogada, tardará dos años en resolver su demanda.

Consulta aquí más noticias de León.