Caja Cantabria aprueba los beneficios de 2011, de 168.000 ?, y el presupuesto de la Obra Social, de casi 8 millones

Enrique Ambrosio subraya que se impone la "austeridad" hasta que la economía "se recupere"
Enrique Ambrosio En La Asamblea De Caja Cantabria
Enrique Ambrosio En La Asamblea De Caja Cantabria
EUROPA PRESS

Caja Cantabria ha aprobado este sábado las cuentas del ejercicio 2011, que arrojaron unos beneficios de 168.000 mil euros, y el presupuesto de la Obra Social para este año, que se sitúa entre 7,5 y 8 millones, de los que más de 3 corresponden a los excedentes generados por la entidad financiera y 4,2 millones a la aportación complementaria de Liberbank, el banco en el que se integra la Caja junto a Cajastur y Caja Extremadura.

De esta forma, el presupuesto de la Obra Social se reduce respecto al del año anterior, que era de más de 8 millones, por la decisión de Liberbank de no repartir dividendos con cargo a los beneficios de 2011, y reforzar así la situación de la entidad, en la que Caja Cantabria participa con un 14% de las acciones.

Estos datos han sido ofrecidos por Enrique Ambrosio, presidente de la Caja, al término de la asamblea ordinaria celebrada en el CASYC y a la que ha seguido una extraordinaria, en la que se ha abordado la renovación de miembros de la entidad como paso previo a la elección de sus máximos responsables, que correrá a cargo del Consejo de Administración del próximo miércoles.

En declaraciones a los medios, Ambrosio ha informado de que todos los puntos previstos en el orden del día se han aprobado por unanimidad.

En relación a los resultados de 2011, ha indicado que la situación de Caja Cantabria es "nueva" tras su integración en Liberbank, por lo que no se pueden comparar con los del ejercicio precedente.

En este sentido, ha explicado que la entidad se nutre de los dividendos que le corresponden por su participación en el banco, pero ha matizado que esos dividendos no se pueden repartir, ya que todavía no han pasado tres años desde la creación del nuevo grupo bancario, y porque el Real Decreto Ley 2/2012 de saneamiento financiero impone unas provisiones "tremendas, muy fuertes y muy altas" que obliga a "todos los bancos" a "retener" los resultados que se obtengan, según ha dicho Ambrosio.

"EL 2014

Pinta mucho mejor"

El tiempo que durará esta política, ha reflexionado, dependerá de lo que tarde la economía española "en recuperar el pulso" y salir de la "atonía" en la que se encuentra. Algo que, según las simulaciones y datos de la Caja, podría ocurrir en dos años. Y es que, como ha precisado su presidente, de seguir las cosas como están, es decir, si no hay nuevos reales decretos u otras medidas relacionadas con las provisiones, el 2014 "pinta mucho mejor".

En cualquier caso, ha señalado que el futuro de la entidad es "difícil" y "complicado", por las obligaciones para el saneamiento financiero y las provisiones, lo que repercute en los márgenes y resultados. Así, se impone la "austeridad" hasta que la economía "se recupere".

De cara al presente ejercicio, el presidente de la Caja ha comentado que la actividad "directa, fundamental y única" va a ser la Obra Social, por lo que debe estudiar "muy a fondo" las líneas que pretende ejecutar y los proyectos que plantea subvencionar o apoyar. Ha reflexionado que "quizá" el nuevo consejo decida con criterios y directrices "distintas" a las actuales. "La austeridad obligará a ser más eficiente y a replantearse cosas", ha opinado para concluir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento