Contaminación e infertilidad femenina
Un estudio asegura que la contaminación y los tóxicos causan un 80% de los casos de infertilidad femenina. ARCHIVO

Un estudio del Institut Marquès de Barcelona ha relacionado la contaminación ambiental y la exposición a tóxicos con la pérdida de fertilidad femenina que sufren las mujeres de menos de 40 años. Acusan una menopausia precoz que les impide ser madres ya que su reserva ovárica se ve reducida por culpa de los contaminantes y los tóxicos en un 80%, a pesar de que aún tengan el periodo, según Marisa López-Teijón, jefa de Reproducción Asistida del instituto catalán.

La contaminación ambiental ya se había relacionado con la calidad del semen y la esterilidad masculina, pero se desconocía si podía afectar también a la capacidad de las mujeres para ser madre, según la directora de la investigación que hace 12 años llegó a ser pionera a la hora de relacionar la contaminación con la pérdida de calidad del semen.

"No hay un mayor índice de menopausia precoz en general, pero si una bajada de las reserva ovárica de mujeres potencialmente fértiles a una edad temprana", ha precisado López-Teijón. Estos hechos se atribuyen en un 20% a factores clásicos como la herencia genética, las enfermedades cromosómicas, las patologías autoinmunes, la endometriosis o los tratamientos por quimioterapia y radioterapia. El otro 80%, según el estudio, se debe a dioxinas, pesticidas, tabaco, plomo, hidrocarburos aromatizados, diseños policromados e irruptores estrogénicos.

Tóxicos en la gestación

La pérdida de la fertilidad femenina puede comenzar incluso en los meses de gestación de las niñas, ya que a los cinco meses los bebés femeninos "ya tienen toda la reserva ovárica y si en la grasa de la madre se acumulan muchos tóxicos esta reserva es menor y tendrá peor calidad", ha sentenciado López-Teijón.

La experta ha denunciado la presencia de tóxicos prohibidos por la Unión Europea desde hace 20 años —como es el caso del compuesto DDT— que se utiliza como base de insecticidas por su bajo precio procedente de países de fuera del territorio europeo. "El cuerpo humano no está preparado para metabolizar estos tóxicos y hemos hallado la presencia de DDT en la leche materna de mujeres catalanas y gallegas", ha revelado López-Teijón.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.