«¡No nos tratéis como a niños!»

Discapacitados intelectuales exponen a voluntarios en campamentos de verano cómo quieren que los traten
Beatriz, Jesús y Alejandro, después de su encuentro con los voluntarios.
Beatriz, Jesús y Alejandro, después de su encuentro con los voluntarios.
Este verano hay organizados más de 100 campamentos para personas con discapacidad intelectual en Castilla y León. Y para garantizar un buen trabajo, Feaps, que aglutina a 43 asociaciones del sector, ha organizado un curso de formación para los voluntarios que van a servir de apoyo en las actividades.

Tres discapacitados intelectuales autogestores, es decir, con capacidad para decidir y una cierta independencia, se dirigieron a ellos para expresarles alto, claro y con sentido del humor, cómo les gusta a ellos que se comporten los monitores.

Las claves del monitor

«Que no nos traten como a niños, porque somos adultos y responsables», dice Alejandro con mucha gracia. «Tienen que tener paciencia y entender que si no comprendemos algo nos lo deben repetir varias veces, cada uno tiene un ritmo diferente», asegura Beatriz. «Y que nos dejen hacer bromas por la noche», sonríe Jesús, el más pícaro de los tres.

Les gusta que reconozcan sus logros y admiten un reproche cuando lo han hecho mal, «pero con respeto, que no nos griten si han tenido un mal día», comenta Alejandro, «y que respeten nuestras decisiones», insiste Beatriz.

Hay más de cinco mil personas con discapacidad intelectual en la comunidad, y cada uno es diferente, como nos ocurre a todos los demás.

Javier González. Feaps. «Lo más difícil es encontrar un sitio con todas las instalaciones adecuadas y los recursos económicos. El resto es más fácil. Depende del grado de discapacidad, pero intentamos ser flexibles y adaptarnos a lo que quieren hacer».

Elena Medina. Asprona. «Me gusta participar en los campamentos como apoyo porque puedes ver el mundo desde otro punto de vista. Tienen razón, a veces se nos escapa tratarlos como a niños, cuando, al final, no son tan diferentes».

Daniel Pérez. Aspanias. «Me gusta trabajar como voluntario por la gente que conoces y porque haces una piña. Es verdad que no todos tienen la misma capacidad de tomar decisiones y es injusto tratarlos a todos igual, ellos lo notan».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento