El Gobierno no creará empleo en toda su legislatura, tras estimar un 22,3% de paro para 2015

Un grupo de personas hacen cola frente a una oficina de empleo en Madrid.
Un grupo de personas hacen cola frente a una oficina de empleo en Madrid.
GTRES

La subida impositiva del IRPF, los recortes de 10.000 millones en Sanidad y Educación, la reforma laboral que redujo el coste del despido, los ajustes presupuestarios de 27.000 millones, la amnistía fiscal...  las medidas económicas que ha tomado el Ejecutivo en sus primeros cinco meses de gobierno no se van a traducir en lacreación de puestos de trabajo.

Así se deduce de las cifras que ha ofrecido el Gobierno este viernes. Las previsiones macroeconómicas incluidas en el Programa de Estabilidad 2012-2015 aprobado por el Consejo de Ministros aseguran que la tasa de paro se situará en el 24,3% de la población activa en 2012, el 24,2% en 2013, el 23,4% en 2014 y el 22,3% en 2015.

Según estas magnitudes, esa cifra de desempleo del 22,3% estimada para finales de 2015 —cuando finalice la legislatura ejercida como mayoría absoluta por el Partido Popular—será mayor a la que se encontró el Ejecutivo de Rajoy al entrar en el poder, ya que al finalizar el tercer trimestre de 2011 la tasa de paro en España era del 21,5%.

Los datos de previsión del desempleo para los próximos ejercicios se han comunicado precisamente después de conocer que el paro ha subido en 365.900 personas en el primer trimestre de 2012, un 6,9% más, situándose el número total de desempleados en 5.639.500 personas (un 24,44% de la población activa).

El Gobierno asegura en su Programa de Estabilidad que el empleo no se recuperará hasta 2014, ya que en 2013 todavía caerá el 0,4%, mientras que un año después crecería a un ritmo del 0,7%. Sin embargo, el ministro De Guindos ha hecho hincapié en que estas proyecciones son "extremadamente prudentes", porque el Ejecutivo quiere ser "muy cauto".

Las cifras de De Guindos, sin embargo, no son las misma que maneja Standard & Poors. La agencia de calificación, que este jueves redujo dos escalones la nota crediticia de España, considera que la debilidad de la recuperación económica prevista para España no permitirá "que se genere empleo neto en el país hasta la segunda mitad de la década".

De hecho S&Ps estima que la reforma del mercado laboral aprobada en España "probablemente tendrá un impacto negativo a corto plazo", añadiendo que su previsión de desempleo para este años es del 25%, y no del 24,3% como cree el Gobierno.

OIT: "España debe cambiar la política económica"

Tras conocer el nuevo mal deto de desempleo en España, el Director del Instituto Internacional de Estudios Laborales (IIEL) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Raymond Torres, ha afirmado que los datos sobre la evolución del paro trimestral en España "simbolizan que hay que cambiar el rumbo de la política económica".

Torres manifesta que no se puede fundamentar solamente en la austeridad, al tiempo que sostuvo que ésta es una política "que no ha tenido mucho efecto". "Se pensaba que esos recortes iban a fomentar la confianza y la inversión, crear mayor crecimiento en algún momento y empleo, pero en realidad lo que está pasando es que sigue cayendo la confianza y la inversión", agregó el experto de la OIT.

El director del IIEL considera que la última reforma laboral "no va a producir mayor crecimiento (del empleo) a corto plazo" y que con el abaratamiento del despido "no se puede esperar en ningún caso que pueda producir una creación de empleo", sino más bien esperar "una destrucción de empleo porque evidentemente el despido es más fácil".

"Hay poca oportunidad de empleo, de crecimiento y de inversión en general en España", apuntó Torres, que criticó que la reforma laboral se haya hecho con "planteamientos ideológicos que no se corresponden con lo que se sabe de las experiencias de reforma que sí han funcionado y que son mucho más equilibradas".

Torres apostó por complementar unas pautas "razonadas y razonables" de ajuste fiscal con una política de crecimiento económico, y consideró que en España "hay margen" para ello. "Por ejemplo, no habría que intentar reducir los salarios, ya que cuanto más se reducen, más se reduce la demanda y más cae la economía", argumentó.

En este sentido, puntualizó que pueden existir sectores en los que el salario no se corresponde con la competitividad, aunque insistió en que "en general es un error pensar que reducir salarios va a mejorar la perspectiva económica de España".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento