¿Somos unos malnacidos?

Las claves:
  • Varios colectivos critican la excesiva medicalización del nacimiento y que no se cumplan las recomendaciones de la OMS.
Nacimiento en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla. (ARCHIVO)
Nacimiento en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla. (ARCHIVO)

Regresen conmigo al útero, al claustro materno. No para encontrar la paz, sino para hallar respuestas.

"Queremos un parto respetado para la madre y el bebé, que se cumplan las recomendaciones de la OMS, el parto no es una enfermedad", dice Ibone Olza, de la asociación El Parto es Nuestro, médico psiquiatra y autora del libro ¿Nacer por cesárea?.

Estas recomendaciones hablan de disminuir las cesáreas, de dar más protagonismo a la madre y al bebé, de evitar la episiotomía (corte en el periné para impedir desgarros), del método canguro (piel con piel)...

Sigo flotando en líquido amniótico. Llamo a la puerta magenta. "La OMS busca un parto ideal que no existe. Lo importante es reducir la mortalidad, y tenemos unas tasas bajísimas", replica en el claustro José Manuel Bajo Arenas, doctor y presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Dolor, oxitocina... 9.00 horas. Huesca. 9 de noviembre de 1978. Maribel Escartín, mi madre, ha roto aguas. Pertenece a la generación del anestésico Pentotal. Pronto se producirá un parto definido como "estándar".

"La medicina no debería ser defensiva en el parto" –recuerdo las palabras de Ibone– "el parto es un ciclo natural, íntimo, sexual...". Ella pasó por la cesárea. Tiene 35 años y tres lindos niños.

"La medicalización produce más problemas de los que soluciona y obliga a que los profesionales intervengan de un modo invasivo. Las prácticas médicas deben basarse en evidencias científicas, no en protocolos de hace 40 años". Un espermatozoide que se muerde la cola...

Ibone se encuentra en plena campaña contra la episiotomía, que alcanza el 90% de las parturientas en España.

Cuenta con el apoyo de madres, comadronas y ginecólogos. Pero las palabras de Bajo Arenas vuelven a resonar dilatadas en la matriz: "¡Ni que defendiéramos las episiotomías!, no son obligatorias, nadie puede saber a priori si un parto se va a torcer".

Maribel sufrirá una episiotomía en horas. Ya en la mesa del paritorio: «¡empuja!». Yo absorbido como una aceituna. «Somos de otra generación, queríamos parir sin dolor», confiesa Maribel. «Ni me di cuenta».

El primer hombre que encontré en la línea de frente fue Fernando Arguis, el ginecólogo. "El problema del alto número de cesáreas y episiotomías se debe a la presión brutal a la que están sometidos los profesionales, por parte de las pólizas de seguros, las indemnizaciones, las denuncias por la vía civil o penal. Nada te cuesta una cesárea de más, en cambio si no la haces...".

Un espermatozoide que se muerde la cola... en busca de un óvulo mejor. Una verdad por la que luchar. ¿Nacemos mal? ¿Tiene razón la OMS? ¿O será una utopía? Ahora sí, me quedo tranquilo, mejilla con mejilla, cangurísimo, mi madre y yo. Recuerdo sus palabras: «Alegría, me sentí realizada, tú, de mi propia sangre, algo mío, algo único».

FICHA

La situación en España

El uso de cesáreas se encuentra entre un 23% y un 40%, dependiendo de los centros, y de si es público (menor índice) o privado. Existen hospitales catalogados como amigos de los niños por Unicef, por su apoyo al parto respetado y la lactancia, como el Hospital Joan XXIII de Tarragona, entre otros.

Recomendaciones OMS

No es justificable más de un 10/15% de cesáreas. No está indicado rasurar el vello ni administrar un enema. La mujer debe decidir libremente la posición a adoptar en el expulsivo, etc.

De lo doloroso a lo relajante

"Y parirás con dolor", reza la Biblia. Pero la escritora Casilda Rodrigáñez, autora del libro La represión del deseo materno, no lo cree así. "Esto deriva del tabú sexual judeocristiano. La inhibición del placer sexual en el parto se produce bajo una voluntad de robotizar la maternidad. El parto es sexual, por lo que necesita un estado de relajación, la oxitocina (hormona relacionada con el orgasmo) llega en tromba. Se requiere intimidad y respeto".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento