Mayoritariamente jóvenes de entre 25 y 45 años (el 82%) recurren a ciertos fármacos con finalidad recreativa o para cortar y sintetizar drogas.

Son hasta 27 medicinas las que se utilizan como excitantes, alucinógenos o tranquilizantes.

Pero los usos son muchos más.

Según el Observatorio de Medicamentos de Abuso del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, la codeína (en un 21%) es la sustancia preferida como sedante o para reducir la percepción de la realidad, declaró el director del Observatorio, Rafael Borràs.

Síndrome de abstinencia

A continuación se sitúan el metilfenidato (11%), para compensar el déficit de atención, y el alprazolam (10%), que ayuda a reducir el síndrome de abstinencia de algunas drogas y da sensación de «confort».

Combinados con alcohol u otros ingredientes, estas substancias pueden ser mortales.

Combinados con alcohol pueden ser mortales

El estudio analiza quién abusa, se diverte o se droga con medicinas legales: hombres (62%), de 25 a 35 años (42%) y nacidos en España (82%).

Un 6,7% de los usuarios son mayores de 65 años (por la automedicación).

Para abortar

Borràs alerta del uso no indicado del misoprostol (con dosis elevadas, algunas latinoamercianas lo utilizan como abortivo) y advierte de sus efectos: interrupciones del embarazo, esterilidad o hemorragias que precisan ingresos hospitalarios.

Una parte de la población (26%) intenta obtener estos fármacos sin receta y otro 40% compra una cantidad elevada de productos que no requieren receta, pero no especifica el uso que les dará.

Un 22% presenta recetas supuestamente falsas para conseguir estas medicinas.

En el mercado negro o por Internet

Estos fármacos consumidos con finalidades no prescritas se pueden conseguir por Internet.

Según el Colegio de Farmacéuticos, se pueden localizar unas 150 páginas que los distribuyen sin autorización.

«El mercado negro, paralelo al de las drogas convencionales» que usa medicamentos que por su similitud física se venden como compuestos anfetamínicos, también funciona, según Rafael Borràs.

«Muchos tienen experiencias en el uso de drogas y lo que buscan es experimentar», afirma.

Respecto a la automedicación, los expertos alertan de que el abuso de ansiolíticos o antidepresivos entre un millón y medio de españoles puede crear adicción.

 

  • Bájate las conclusiones de los primeros resultados del Observatorio (en PDF)