Superman
Superman ha vuelto de nuevo a la Tierra.

Tras veinte años de ausencia, vuelve el héroe más popular de la pantalla.

Superman regresa y lo hace de la mano de Bryan Singer, rey Midas de la ciencia ficción –suya es la adaptación de X-Men– y buen conocedor de lo que necesita un taquillazo: efectos especiales, acción... y amor.

"Superman siempre fue una historia de amor, la más romántica que he contado", afirma.

Superman siempre fue una historia de amor, la más romántica que he contado

La película arranca con la vuelta del héroe a la Tierra tras cinco años en el planeta Kripton, adonde había huido sin avisar para indagar sobre su pasado.

No debe de ser fácil resucitar a un personaje tachado de maldito y que inevitablemente evoca el nombre de Christopher Reeve.

La maldición

"La única maldición sería no hacer el papel y que luego me pasara algo", dice Brandon Routh, el nuevo Superman, respecto al supuesto maleficio que persigue a quien interpreta al personaje.

"No me engaño. De no ser por mi parecido con Reeve no me habrían contratado", asegura.

La ágil maquinaria hollywoodiense, capaz de convertir una maldición en un brillante ejercicio de marketing, ha jugado hábilmente sus cartas y el Hombre de Acero ya está aquí, con todos los ojos del mundo pendientes de su próximo vuelo.

Un ‘cameo’ de Brando

Para empezar, y gracias a la tecnología digital, Singer ha introducido un cameo del desaparecido Marlon Brando, quien encarna al padre de Superman, aprovechando parte del metraje desechado del serial televisivo de 1959.

Para continuar, Lois Lane ha rehecho su vida: es la estrella del Daily Planet, está comprometida con el sobrino de su editor y... ¡tiene un hijo!

Ahora, será el público quien decida en taquilla si valió la pena resucitar al héroe del cómic: los productores calculan que habría que recaudar 500 millones de euros.

La doble vida de Clark Kent

Un rabino neoyorkino dice que Superman es judío
Si la revista gay The Advocate propuso toda una tesis acerca de la posible homosexualidad de Clark Kent, ahora es un rabino neoyorkino, Simcha Weinstein, quien lanza otra teoría: Superman es judío.

Así de contundente se muestra el rabino, quien defiende que Kripton es un vocablo hebreo que significa "la voz de Dios".

La trascendencia del héroe no decae pese al paso de los años.

De hecho, John Williams, el compositor de la banda sonora original, no quiso hacerse cargo de la nueva película, "porque le recordaba mucho a Chris".

Un viejo héroe para el nuevo mundo del siglo XXI

Tras cinco años vagando en busca de Kripton, Superman ha vuelto de nuevo a la Tierra y ahora tendrá que bregar con algunas nuevas situaciones, como el Premio Pulitzer de Lois Lane por un ensayo titulado Por qué el mundo no necesita a Superman.

Christopher Reeve - N. York (1952-2004)

Graduado en Arte, se inició como actor con Robin Williams. Tetrapléjico tras un accidente montando a caballo, colaboró con la Unesco hasta su muerte, de un fallo cardiaco.

  • A la misma edad: Superman le llegó con 25 años. Era su segundo filme tras haber rodado Gray Lady Down.
  • Venían del teatro: Reeve dio sus primeros pasos en la interpretación actuando en grupos teatrales.
  • Casualidades: El 9 de octubre de 2004 entraba en un coma irreversible que le costaría la vida.
  • Distintos sellos: El Superman de Christopher Reeve era duro, frío y calculador.
  • Fuertes y atléticos: Atlético, medía 1,93 metros de altura.

Brandon Routh - Iowa, 1979

Abandonó la universidad para iniciar su carrera como actor en Hollywood. Su primera aparición de peso fue en la serie Odd Man Out. Luego llegó Will & Grace.

  • A la misma edad: Empezó a rodar Superman con con 25 años (tiene 26). Sólo había hecho televisión.
  • Venían del teatro: Brandon comenzó con pequeños trabajos en publicidad y en la Norwalk Teather.
  • Casualidades: El 9 de octubre de 2004 celebró su 25 cumpleaños. Superman le iba a salvar la carrera.
  • Distintos sellos: La nueva versión muestra a un superhéroe más dulce y torpón, sensible.
  • Fuertes y atléticos: Fuerte, pero bastante más bajito. Mide 1,83 metros.
Dinos quién es tu superhéroe favorito