Veo a Dodi Al Fayed dislocado sobre el asiento, tumbado frente a mí, los ojos entreabiertos. Veo una alfombrilla del coche sobre la princesa Diana. La aparto para ver si ella aún vive y la coloco sobre el bajo vientre de Al Fayed, que tiene el sexo al aire».
Hasta ahora el sumario había permanecido en secreto y esta semana Interviú publica en exclusiva mundial la primera entrega de lo que se prevé una larga colección de novedosos datos. Entre otras cosas, se cuenta que la agonía de Diana fue terrible, que los médicos le abrieron las costillas para hacer un masaje directamente al corazón, pero los esfuerzos fueron inútiles.

Según los datos de la investigación, el accidente estuvo provocado por «la velocidad, el alcohol que había consumido el conductor y la fatalidad».