El regreso de los niños a Tirso de Molina

Las claves:
  • Después de las obras de remodelación de la plaza, Tirso de Molina vuelve a ser un escenario de juegos infantiles por primera vez en décadas.
  • El Ayuntamiento pondrá bancos para sentarse.
La plaza se ha convertido en un área peatonal. (Sergio González)
La plaza se ha convertido en un área peatonal. (Sergio González)
Sergio González

"La han dejado guachi, guachi. La plaza ha cogido alegría, por la tarde juegan los niños... hay un jolgorio que no veas".

Desde finales del mes pasado, cuando terminaron las obras en Tirso de Molina , Jesús Rodríguez, dependiente de 38 años, va a trabajar "con otra cara".

Me encanta cómo la han dejado, pero lo mejor son los niños: ahora pueden jugar aquí sin pel
Su tienda está junto a esta zona recién remodelada del distrito Centro, en la que se ha robado espacio al tráfico para cedérselo a los peatones, las jardineras y los juegos infantiles.

Y precisamente es el regreso de los niños a la plaza, paralelo al repliegue de los indigentes que solían frecuentarla, uno de los efectos secundarios que más aplauden vecinos y comerciantes.

"Vivo aquí desde siempre y los vecinos nunca habíamos podido disfrutar de la plaza", dice Carmen López, de 74 años. "Me encanta cómo la han dejado, pero lo mejor son los niños: ahora pueden jugar aquí sin peligro". igro

De su misma opinión es Onofre Sánchez, que trabaja en una tienda de alimentación: "Los niños no jugaban aquí desde hacía más de 15 años. La plaza está bien, pero lo más importante es lo mucho que ha mejorado el ambiente".

"Mejor sin bancos"

Aunque la mayoría de los vecinos dan por buena la remodelación de la plaza tal y como está (sólo unos pocos, "puestos a sacarle pegas", señalan la falta de sombra), el Ayuntamiento de Madrid aún no ha dado por finalizada la reforma: faltan los puestos del mercado permanente de flores (que comenzará a funcionar en otoño) y la instalación de bancos donde sentarse.

El Consistorio no desveló ayer qué tipo de bancos se pondrán finalmente (existen modelos especialmente diseñados para que nadie pueda tumbarse en ellos), pero la mayoría de los vecinos temen que su instalación atraiga a los indigentes.

Los bancos sólo sirven para que otra vez vuelvan a formarse grupitos en la plaza

"Los bancos sólo sirven para que otra vez vuelvan a formarse grupitos en la plaza", opina Onofre Sánchez.

«Mejor sin bancos», dice también Nicolás Sampedro, de 60 años, que pasa «a diario» por allí. «No es por discriminar a nadie, pero luego la gente se apalanca y... otra vez igual».

  • Antes

Tirso de Molina estaba abierta al tráfico y carecía de zonas infantiles. Sus principales usuarios eran indigentes.

  • Después

La plaza se ha convertido en una gran área peatonal decorada con jardineras y con zonas de juegos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento