Rupert Murdoch
Rupert Murdoch, en una imagen de archivo, durante una comparecencia ante el Parlamento británico por el caso de las escuchas. ARCHIVO

El magnate y presidente del grupo News Corporation, Rupert Murdoch, ha prometido ante el juez que preside la comisión que investiga el caso de las escuchas en la prensa británica que disipará los "mitos" que hay en torno a su trabajo al frente de su imperio mediático.

La comparecencia del magnate ante la comisión Leveson se produce en medio de la polémica que ha surgido en el Reino Unido al revelarse el alcance de la relación de los Murdoch con el Gobierno, en particular el ministro de Cultura, Jeremy Hunt.

El empresario ha iniciado su declaración en Londres después de jurar sobre la biblia y ha asegurado que considera de "interés vital" la investigación, reconociendo que se cometieron abusos en alusión a los pinchazos telefónicos a ricos y famosos practicados por el desaparecido News of the World.

Al empezar a relatar su relación con los políticos británicos, el empresario reconoció ser admirador de la ex primera ministra conservadora Margaret Thatcher, a la que su periódico The Sun apoyó en las elecciones de 1979, año de su llegada al poder.

También fue preguntado sobre un almuerzo que celebró con Thatcher el 4 de enero de 1981, en el que se habló de los planes de Murdoch para comprar los rotativos The Times y The Sunday Times. Murdoch aseguró que "nunca" pidió "nada" a un jefe de Gobierno y aclaró que no le pidió a Thatcher "favores" ni ésta se los ofreció.

El apoyo de Hunt

El martes, durante la comparecencia de James Murdoch, expresidente de News International (NI) -rama británica del imperio mediático de su padre-, se hicieron públicos unos documentos que revelaban que el ministro Hunt apoyó en privado el plan de News Corporation por hacerse con el control de la plataforma digital BSKyB, de la que ya poseía el 39 % de las acciones.

Esta operación debía contar con el respaldo del Gobierno y era Hunt el responsable de tomar la decisión, si bien finalmente la familia Murdoch decidió no hacer una oferta por la plataforma a raíz del caso de las escuchas.

Rupert y James Murdoch ya comparecieron el año pasado ante la Comisión de Cultura, Deportes y Medios de Comunicación de la Cámara de los Comunes, que ha analizado el caso de las escuchas en los últimos meses y tiene previsto divulgar su informe final la próxima semana.

Ante esa comisión parlamentaria, los Murdoch negaron haber tenido constancia del alcance del espionaje que se efectuaba en su grupo.