La opción de al menos un 90% de los bares inferiores a 100m2 de permitir fumar se ha convertido en un problema para el 35% de los no fumadores, que tienen "dificultades para encontrar un bar adecuado para sus preferencias".

La cifra se eleva hasta el 42% entre los ex fumadores.

En cambio, un 11,4% de los que mantienen este vicio declara que halla complicaciones para fumar en un bar.

Son conclusiones de una encuesta de Salut entre 806 catalanes, cuando ha transcurrido medio año de la aprobación de la Ley Antitabaco .

Los no fumadores no pueden ejercer sus derechos

El director general de Salud Pública, Antoni Plasència, se mostró «preocupado porque los no fumadores no puedan ejercer sus derechos».

En 2007, la administración prevé analizar las encuestas y estudios del primer año de esta ley para entonces decidir si su desarrollo en Catalunya es más restrictivo.

Ley más restrictiva

La mayoría apuesta por reservar espacios para los fumadores, pero la opinión de la prohibición total aumentó durante el primer semestre.

Este último punto de vista es compartida por un 24%-27% para restaurantes, bares y discotecas, y por un 73% para galerías comerciales o centros recreativos.

4.192 han sido inspeccionados desde enero pero no se ha puesto ni una multa
Desde enero, cuando entró en vigor la Ley, se han inspeccionado 4.192 establecimientos.

 

En 532 casos se han detectado incorrecciones, que han acabado en once expedientes incoados (siete hornos, dos bares y dos establecimientos de alimentación) y ninguna multa.

La Ley Antitabaco impide fumar en los centros de trabajo.

Aun así, un 23,9% afirma que «continúa habiendo personas que fuman» y un 63,9% reconoce que «el aire es más saludable que antes de la ley».


Influencia de una ley bien aceptada

Aunque la muestra es pequeña (232 personas), un 37,5% de los encuestados afirma haber reducido el consumo de tabaco (28%) o haber dejado de fumar (9%).

La mitad de los que han dejado de fumar reconocen que la ley ha tenido alguna influencia
Y de los que abandonaron el hábito en el último año, más de la mitad reconocen que la Ley 28/2005 tuvo alguna influencia en su decisión.

La nota que ponen los catalanes a la normativa sube hasta el 7,85. A partir de septiembre, la división entre zonas de fumadores y no fumadores deberá ser total en locales de más de 100 metros cuadrados.