Un 30% de la población, entre fumadores, no fumadores y ex fumadores, tiene dificultades para encontrar un bar adecuado según su  preferencias respecto al tabaco, según muestran los resultados de un  sondeo sobre la valoración de la nueva Ley contra el Tabaco que ha elaborado la Conselleria de Salud.  

Durante la presentación de los resultados de la encuesta, el  director general de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Plasència  aseguró que, en 2007, "se van a buscar medidas para mejorar estos  datos, habilitando nuevas zonas para fumadores y mejores sistemas de  ventilación".   

El estudio también revela que los catalanes valoran con un 7,85  esta nueva ley. Plascència se felicitó por esta calificación y añadió  que la ley ha recibido una mejor valoración en el sondeo realizado  durante el mes de junio que en el realizado en el mes de diciembre,  antes de la aplicación de la ley.

Este sondeo, que se ha realizado con una muestra de unas 800  personas, pone de manifiesto que la medida con mejor valoración hace  referencia a la prohibición de venta de tabaco a menores, mientras  que la peor valorada es la limitación de fumar en discotecas y  locales de ocio nocturno.

Para los encuestados, sólo las discotecas y los locales de ocio  nocturno no cumplen adecuadamente con la nueva ley, mientras que el  lugar de trabajo, los restaurantes o los centros sanitarios, reciben  puntaciones positivas, ya que los encuestados consideran que se  adaptan a los requisitos marcados por la normativa.

Plasència se refirió también a la influencia de esta nueva ley  sobre los fumadores que quieren dejar este hábito. Según el informe,  el 53% de los fumadores que han decidido dejar de fumar asegura que  la normativa ha tenido algo que ver.

APERTURA DE 11 EXPEDIENTES SANCIONADORES.

Durante la presentación de estos resultados, Plasència también dio  a conocer los primeros datos sobre inspecciones y sanciones  referentes a la nueva Ley antitabaco, aprobado por el Gobierno  central.  

Desde que entró en vigor la normativa, se han hecho 4.192  inspecciones en toda Catalunya, de las cuales se han tramitado 11  expedientes que están a la espera de recibir la sanción  correspondiente.  

Plasència también aseguró que en septiembre acaba el plazo de  implementación de la ley y que, a partir de ese momento, los  inspectores de Salud Pública, de la Conselleria de Trabajo y de las  autoridades locales, empezarán sus inspecciones regulares.