Shamil Basáyev
Shamil Basáyev, en octubre de 1999. (AP / Ruslan Musayev) AP / Ruslan Musayev
El jefe de los servicios secretos rusos, Nikolay Pátrushev, ha informado al presidente de Rusia, Vladímir Putin, de que Shamil Basáyev, jefe militar de la guerrilla separatista chechena y "terrorista número uno" para el Kremlin, ha resultado muerto.

Su participación en el secuestro de la escuela número uno de Beslán le convirtieron en el 'Bin Laden' checheno para la comunidad internacional y la muerte a manos del ejército ruso del líder más moderado de los independentistas chechenos, Masjadov, no dejó lugar a dudas de cual sería la suerte que correría Basayev tarde o temprano.

Sensibilización temprana

Su sensibilización con la 'causa chechena' comenzó a edad temprana: Con sólo 26 años se alistó en el 'Ejército de la Confederación de los Pueblos del Cáucaso' -una organización musulmana armada, surgido a finales de los ochenta para enfrentarse a Georgia en su conflicto con la región separatista de Abjazia. Era el año 1991.

Pasa de 'heroico guerrillero' a 'terrorista sanguinario' en un abrir y cerrar de ojos

Unos meses más tarde ya era el candidato más joven a la primera presidencia de la Chechenia 'independiente', aunque fue Dzojar Dudáyev el triunfador de las elecciones, junto a quien combatió durante la primera guerra con Rusia.

Ese mismo año se le atribuye su primer atentado terrorista: E l secuestro de un Tu-154 en el aeropuerto de Mineralnie vodi, que tuvo que aterrizar de emergencia en Turquía.

Hacia acciones más espectaculares

Cuatro años más tarde, en 1995, intenta presionar al gobierno de Rusia para que ordenen un alto el fuego en Chechenia mediante la la toma de rehenes de un hospital de Budionovsk, pero no consigue sus propósitos y la acción costó la vida a 150 personas, además de dejar 400 heridos.

Ya pesa sobre Basayev una orden de búsqueda y captura y pasa de 'heroico guerrillero' a 'terrorista sanguinario' en un abrir y cerrar de ojos.

En 1996 muere Dudáyev, tomando él el liderazgo del Ejército de la 'República Chechena de Ichkeria', hasta que en 1997 se convierte en el número dos de Masjádov en las presidenciales.

La tranquilidad dura poco y pronto Shamil Basayev vuelve a optar por el camino de las armas y la clandestinidad.

Segunda guerra de Chechenia

En agosto de 1999 prepara la incursión en Daguestán, lo que da lugar a la segunda guerra de Chechenia, que nunca ha llegado a concluir del todo.

En 2002 el ejército ruso aseguró que lo había eliminado, aunque pronto volvió a aparecer en escena

A los pocos meses una cadena de atentados dejó 300 muertos en varias ciudades rusas, dando una inmejorable excusa al Gobierno ruso para culpar a Basayev de muchos atentados, cometidos o no por él y para subir a un millón de dólares el precio de su cabeza.

Tras perder una pierna en un asalto de las tropas rusas en el año 2000 Basáyev hizo una contraoferta y ofreció 2,5 millones de dólares a quien asesinara a Putin, en su opinión el máximo culpable de las decenas de miles de muertes de civiles y del destrozo general del país caucásico.

Objetivo: acabar con Basayev

En 2002 el ejército ruso aseguró que lo había eliminado, aunque pronto volvió a aparecer en escena demostrando que no era cierto.

Así se produjeron dos de los sucesos que más han conmocionado a Rusia y al mundo entero: el secuestro de 800 rehenes en el teatro moscovita de Dubrovka en 2002 y la toma de la escuela de Beslán. Ambas acciones dejaron cientos de muertos tras los enfrentamientos entre los secuestradores y el ejército ruso.

Si la muerte de Masjadov significaba dejar el liderazgo del independentismo checheno en la postura más radical, la de Basasyev abre una nueva incógnita: ¿hacia dónde mirará la nueva causa?