El Tribunal de Apelación de París ha confirmado una multa de ochenta millones de euros a la operadora de comunicaciones France Telecom por abuso de posición dominante que ha impedido el acceso de rivales al mercado de Internet.

Dicha multa es la mayor fijada nunca en Francia a una empresa.

En noviembre pasado el Consejo de la Competencia francés impuso esa multa que, recurrida por la compañía, ha sido ratificada por la Justicia y que tiene como origen una demanda presentada en 1999 por la operadora de Internet Neuf.

Esa firma aseguraba que France Telecom impedía la entrada de las compañías de la competencia al mercado de Internet de alta velocidad para líneas ADSL, lo que se produjo hasta 2002.

Como ya hizo el Consejo de la Competencia, el tribunal entiende que la actuación de France Telecom ha sido "extremadamente grave" y ha causado "un daño importante" a las cuentas de otras empresas del sector.