El president de CiU, Artur Mas, se ha comprometido hoy en una entrevista en Catalunya Radio a renunciar a la presidencia de la Generalitat si su partido no gana las elecciones en números de escaños.

"Si no gano en escaños, de acuerdo con las leyes del país, renunciaremos a encabezar el Gobierno. Si las elecciones las gana Montilla, lo respetaremos", manifestó Artur Mas.

Hay que respetar al ganador de las elecciones si se quiere ser un poco serios

El líder nacionalista pidió al resto de partidos que concurrirán a las elecciones del próximo mes de octubre que se comprometan a "respetar al ganador" de las elecciones "si quieren ser un poco serios".

Mas ya obtuvo más escaños en el Parlament que Pasqual Maragall en las elecciones del 2003 pero no consiguió ser presidente de la Generalitat debido a que ERC decidió apoyar al PSC y crear el Tripartit.

ERC no lo acepta

ERC ha respondido rápidamente a Mas y su coordinador de campa, Xavier Vendrell, le ha dicho que la Generalitat será para quien logre tejer las alianzas parlamentarias que le den la mayoría.

En Les Borges Blanques ERC ganó las elecciones y gobierna CiU con el apoyo de ICV
Vendrell le recomendó al candidato de CiU que comience a plantearse "con quien quiere gobernar" en lugar de explicar "historias que le convienen y que no se las aplica".

El dirigente independentista le recordó a Artur Mas que CiU no aplica esa norma en los ayuntamientos, como en el de Les Borges Blanques (LLeida) donde ERC fue la fuerza más votada y gobierna CiU con el apoyo de Iniciativa per Catalunya-Verds "sin manías ni miramientos".

Por su parte, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, calificó de "triste" que Artur Mas "se declare derrotado" antes de las elecciones. 

Presidente perdedor

El Tripartito nació sin liderazgo porque hizo presidente a un perdedor

Artur Mas afirmó que el "principal" problema del Gobierno tripartito es que "hizo presidente a un perdedor" en referencia a Maragall, por lo que el Ejecutivo nació "sin liderazgo".

El candidato de CiU dijo que todos los pactos son posibles "excepto uno", en referencia al PP, aunque también subrayó la posibilidad de gobernar en minoría.

Mas recordó que Jordi Pujol gobernó con 56 diputados -la mayoría absoluta en el Parlament se obtiene con 68- y recordó lo importante es contar con un gobierno "fuerte, con cohesión interna, proyecto y liderazgo potente".

Sobre la convocatoria de las elecciones, aún pendiente, Mas reprochó a Maragall que "juegue" con la fecha con un "punto de frivolidad" y consideró que sería "más honesto y consecuente" que anunciara el día en que se celebrarán los comicios, lo que "facilitaría las cosas a todo el mundo".