La izquierda de México ha impugnado ante la justicia los comicios presidenciales del 2 de julio , en medio de una creciente tensión por denuncias de supuesto fraude y los llamamientos a realizar protestas en todo el país para exigir un recuento "voto por voto" .

La coalición izquierdista que postuló como candidato a Andrés López Obrador ha hecho llegar al Tribunal Electoral un expediente con documentación que "contendrá pruebas de las múltiples irregularidades registradas antes, durante y después de las elecciones", según ha explicado uno de sus líderes, el abogado y senador electo Arturo Núñez. ç

Triunfo de Calderón

El autónomo Instituto Federal Electoral (IFE) dio como ganador de esos comicios al conservador Felipe Calderón , del Partido Acción Nacional (PAN, en el poder), por un margen de sólo 0,58 puntos porcentuales sobre López Obrador.

Denuncian que Fox hizo una "guerra sucia" en las elecciones

Núñez reiteró hoy las denuncias de López Obrador de que el proceso electoral estuvo "plagado de irregularidades y defraudación" , aunque Calderón y los dirigentes del PAN aseguran que su triunfo es legítimo y que la jornada del 2 de julio fue limpia.

Según Núñez, la coalición que respalda al candidato izquierdista denunciará ante la justicia que el presidente mexicano Vicente Fox intervino indebidamente en el proceso a favor de Calderón y que el PAN desató una "guerra sucia" contra López Obrador.

La izquierda también se quejará de que el 2 de julio hubo "irregularidades" en por lo menos 50.000 de los 300.000 colegios electorales y en el posterior recuento preliminar del IFE a través de un sistema de cómputo "manipulado", aunque el jefe de la unidad de servicios informáticos del IFE, René Miranda, sostiene que técnicamente era "imposible" manipular la información en el escrutinio.

Tranquilidad internacional

En un sentido similar se pronunció hoy en Bruselas el presidente de la Comisión Europea (CE), Jose Manuel Durao Barroso, quien se mostró convencido de la transparencia de los comicios mexicanos y confió en que las instituciones del país resuelvan la impugnación de manera "justa".

El candidato del PRD congregó ayer a más de 100.000 de sus simpatizantes en la plaza del Zócalo de Ciudad de México, de donde fue alcalde entre 2000 y 2005, para pedirles que multipliquen las protestas y llamar a la justicia a "tener en cuenta la trascendencia histórica de la decisión que habrá de tomar".

López Obrador llamó a sus seguidores a realizar desde el próximo miércoles una "pacífica marcha nacional por la democracia" desde todos los estados hacia la capital del país y a "no permitir que haya un retroceso democrático en México".

Revisar el proceso

El PRD también acudirá a la Corte Suprema de Justicia para que examine "de oficio" los "vicios que se presentaron en el proceso electoral, que, por cierto, no ha terminado, por lo que nadie puede llamarse ´presidente electo´ ni recibir felicitaciones", dijo el líder izquierdista.

El Tribunal Electoral tiene plazo hasta el 31 de agosto para resolver las quejas y hasta el 6 de septiembre para señalar al presidente electo, que debe tomar posesión el próximo 1 de diciembre para un mandato de seis años.