Dos años, seis meses y 29 días en el poder no le han bastado a la alcaldesa, Corina Porro, para cumplir sus 135 promesas electorales. A siete meses de finalizar su mandato, tiene pendiente la mayoría de sus compromisos. Para algunos todavía hay tiempo. Otros, como el servicio de barcos del puerto a las playas, ya no tienen remedio. Se les ha pasado el arroz.

En el capítulo de movilidad queda mucho por hacer. Se han proyectado seis nuevos aparcamientos y la campaña contra la doble fila ha sido intensa, es cierto, pero del bono parking, una tarjeta para pagar menos por aparcar bajo tierra, no hay noticias. Y tampoco de las tarifas  unificadas cada cuarto de hora ni de los paneles que informan en tiempo real de la ocupación de los parkings.

En saco roto han caído también otras iniciativas singulares: el Día Cívico, en que los adolescentes se dedicarían a trabajos sociales; las visitas guiadas a los astilleros; los paseos por la ría en barcos de pesca o la creación de un cementerio y crematorio para mascotas. Y lo mismo, o casi, porque para algunos aún hay tiempo, ha ocurrido con proyectos como el segundo muelle de trasatlánticos, el nuevo cementerio municipal o la filmoteca de Vigo.

Haciendo memoria

Eran 135 promesas, algunas para cumplir en seis meses y otras para todo el mandato. Estas son algunas que aún no se han materializado.

Movilidad y transporte. La gran asignatura pendiente de la ciudad.

Grandes proyectos en el tintero: Nueva autovía a O Porriño, ampliación de Peinador, barcos del puerto a las playas, túnel desde Beiramar hasta Bouzas, intercambiadores...

Bono parking: Tarifas de 15 minutos y una tarjeta para pagar menos por aparcar.

Familia. Niños y jóvenes.

Guarderías para todos: Hoy, dos de cada tres niños se quedan sin plaza.

Carné Vigo Lecer: Sin noticias. Iba a tener descuentos del 50% en cultura.

Sanidad. Personas y animales.

Nuevo cementerio municipal: Sólo hay un dibujo en el PXOM, nada más.

Crematorio para las mascotas: Ni eso ni el cementerio de animales existe.

Deporte. Agua para todos.

Centro náutico: El único sobre la mesa es el de la ETEA.

Tres pabellones: Sólo se ha puesto la primera piedra de la piscina municipal de Valadares.

Industria. Esperando al PXOM.

Tres polígonos: El PXOM ordena suelo industrial, pero aún no está aprobado.
Centro de Ingeniería de la Industria Alimentaria Marina Ô Sin noticias.

Vivienda. Ni para empezar.

Viviendas sociales en alquiler: Iban a ser al menos 50.

Deducciones en el IBI: Las familias numerosas iban a pagar menos por la luz, el gas y el agua.

Urbanismo. El gran debate.

Plan de Ordenación Municipal: Está en su fase final, pero si la Xunta no acelera los trámites, quizá no se apruebe en este mandato, que acaba en 7 meses.

Seguridad. Hacen falta agentes.

Un poli local cada 650 vigueses: Hoy tenemos uno por cada 830 vecinos, ya que la plantilla no se ha incrementado en 100 agentes, como se prometió.

Sostenibilidad. Hectáreas de monte.

Parque metropolitano: El PXOM lo prevé, pero no se ha hecho realidad.

Conservación del monte de A Guía: Se hizo, se deshizo y vuelta al inicio.

Turismo. Mucha originalidad.

Visitas guiadas a los astilleros: Y viajes por la ría de Vigo en barcos de pesca.

Muelle de trasatlánticos: Ni siquiera se ha conseguido ampliar el actual.

Cultura. Falló el calendario.

Auditorio: No se va a inaugurar en este mandato.

Una hemeroteca y una filmoteca: Lo único, tres nuevas bibliotecas de barrio en tres colegios.

Educación. Los deberes hechos.

Día Cívico: Ese día, los alumnos entre 12 y 16 años iban a hacer trabajo social.

Artes y oficios: De referente vigués de educación complementaria a la crisis.