Pero la de su sucesor Juan Pablo II era forzada, y la del actual pontífice Benedicto XVI, resulta agresiva, sobre todo por la marcada presencia de los dientes caninos. Es la conclusión de una investigación de Ainhara Abaitua y Aritza Brizuela, de Odontología de la UPV, en en que han estudiado mil fotografías.