Los manifestantes se trasladaron a la capital en diez autobuses para protestar contra lo que consideran un plan ilegal.