Pascual Borja
«Los estudios harán a los gitanos un pueblo libre»(U. E.)
Él se alegró de que Miguel de Cervantes se quedara manco, porque llamaba a los gitanos hijos de ladrones. Esto es una broma; la dice Pascual Borja, que es gitano, ingeniero informático, y que ahora trabaja por que su etnia estudie para en el futuro ser más libre.

Lo que no es una broma, sino un error, es comprender la cultura de este país sin entender la cultura gitana, que lleva aquí cinco siglos, dice. Pascual Borja, que ahora tiene 24 años, cursó estudios superiores cuando ningún gitano lo hacía. Ahora, cada vez son más en el colegio, pero cuando Pascual estudiaba, todas las referencias a los gitanos en el aula eran negativas. «Que ¿qué hago aquí -tuvo que responder- llevo aquí 500 años», recuerda.

Le da pena que los gitanos sepan tanto de los payos, y tan poco los payos de los gitanos. «El 80% de nuestra formación viene de la sociedad no gitana». Y, ¿qué puede aportar la cultura gitana a la sociedad paya? «Por ejemplo, el respeto a los mayores». Una respuesta bien traída, cuando uno de los problemas más sonados en la escuela es la falta de autoridad del profesor, y uno de los valores gitanos más férreos es el respeto a los mayores.

En casa no le apoyaron en sus estudios; le empujaron, cuenta. Pero no en todo los hogares gitanos hay eso. Hacer una inversión a 15 años vista es difícil para un pueblo que lleva 5 siglos viajando y viviendo al día. Es una cuestión de supervivencia. «Necesito a mis hijos trabajando ahora, tengo muchas necesidades», le responden los padres.

Él ahora trabaja por que los gitanos estudien. Les dará herramientas para la vida, eso lo tiene claro. Podrán elegir qué ser en el futuro, cuando cada vez son más complicados los oficios gitanos, como la venta ambulante. No tendrán que acabar cogiendo los trabajos que la sociedad deshecha, y serán más libres.