Controlarán el estado de las motos que circulen por vías urbanas e interurbanas con el fin de reducir la siniestralidad y los accidentes de tráfico. Además, se busca aumentar el uso del casco entre conductores y acompañantes. Por otro lado, la Ertzaintza detuvo a 205 conductores en la primera quincena de junio.