El Ayuntamiento comienza a desahuciar a los quiosqueros tradicionales del Retiro

  • Los once establecimientos, que han pasado de padres a hijos desde finales del siglo XIX, se adjudicarán ahora por diez años.
  • El Ayuntamiento ha subido las tasas de entre 10.000 y 19.000 euros actuales hasta los 39.895 euros al año de mínimo.
  • El primero de los quiosqueros entregó hoy las llaves bajo orden judicial y en presencia de la Policía Municipal.
Un policía municipal custodia la entrada del quiosco del paseo de Venezuela mientras un cerrajero fuerza la puerta.
Un policía municipal custodia la entrada del quiosco del paseo de Venezuela mientras un cerrajero fuerza la puerta.
Jorge París

El primero de los once quiosqueros del parque del Retiro desahuciados por el Ayuntamiento de Madrid entregó este martes las llaves del establecimiento que empezó a gestionar su tatarabuelo hace más de 100 años.

Lo hizo bajo orden judicial, en presencia de la Policía y del secretario de la Junta Municipal y después de haber perdido el concurso de concesión celebrado en 2011, donde el Ayuntamiento cambió las normas de adjudicación para poder obtener más rentabilidad de estos establecimientos.

El desahuciado este martes es el número 3, el conocido como Quiosco Fuente Egipcia, situado en el paseo de Venezuela y que da a la parte opuesta al embarcadero del lago.

La entrega de llaves no la realizó su propietario, "un señor muy mayor, que está muy afectado", según Ana Corchero, portavoz de la Asociación de Concesionarios de Bares, Miradores y Quioscos de Bebidas (Acoban). Fue el hijo de este, de 30 años, quien las llevó cuando un cerrajero ya aplicaba el taladro sobre las cerraduras.

Su padre se había resistido a perder el negocio familiar hasta el último momento. No en vano, era biznieto del primer gerente del establecimiento, según recogió la agencia EFE. De nada ha servido el recurso de paralización presentado ante la Justicia en febrero, ya que el juzgado número 32 de Madrid había declarado que la concesión estaba extinta y que debía desalojar el inmueble.

De los 11 quiosqueros afectados, solo uno ha entregado las llaves voluntariamente hasta el momento. Otros cuatro iniciaron una batalla legal que se salda, por el momento, con dos resoluciones en contra -la de este martes y la dictada por el juzgado número 21, que afecta al bar mirador número 7- y dos pendientes de evaluación.

Demasiado dinero

La queja de los quiosqueros se basa en la subida aplicada por el Ayuntamiento sobre las tasas y cánones de estos establecimientos públicos. Hasta ahora, los adjudicatarios pagan entre 10.000 y 19.000 euros al año —dependiendo de la situación dentro del parque— por gestionar los bares y terrazas. A cambio, se quedaban con los ingresos que obtuvieran.

El año pasado, el Ayuntamiento decidió que los quioscos dejarían de heredarse y que cualquiera podría optar a su gestión durante un máximo de diez años. Ese 'cualquiera', denuncian los quiosqueros, no es tal, ya que el Consistorio elevó a 39.985 euros el canon mínimo anual a abonar. "Somos empresarios de la patata frita y la aceituna. ¿De dónde vamos a sacar ese dinero? 120 años gestionando esto nos deben dar algún derecho", reclamaron entonces.

El Ayuntamiento, cuyas arcas son las más endeudadas de España, ha justificado el cambio aduciendo que el proceso de concurso, abierto ahora a empresas que podrían quedarse con más de un quiosco, es completamente ajustado a la Ley de Contratación. Además, apunta que la elevación del canon se corresponde con la Ordenanza de Terrazas y Veladores, que calcula el precio en función de los metros cuadrados del establecimiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento