La banda Dominican Don’t Play (DDP) no tiene una estructura tan potente como los Latin King, son más bien anárquicos, enemigos acérrimos de los Ñetas y se han convertido últimamente en la banda latinoamericana más poderosa de Madrid.

Su creación en España data de 2004 y se nutren de dominicanos y desertores de los Ñetas y los Latin
Los Dominican Don’t Play tienen su origen en los barrios de Santo Domingo.

Su aparición en la capital, según la información que maneja la Policía, data de diciembre de 2004.

Antes, un jefe de esta banda en Estados Unidos había venido a crear la organización, que poco a poco se ha ido nutriendo de desertores de los Latin y los Ñetas, así como de nuevos miembros.

Hasta ahora la Policía tiene identificados a 200 jóvenes pertenecientes a los DDP.

Sobre los DDP pesan seis tentativas de homicidio.

El pasado mes de mayo en la calle Amparo, en Lavapiés, los agentes detuvieron a cuatro integrantes de esta banda acusados de la muerte a cuchilladas de Hugo Emiliano Guallichico , un joven ecuatoriano conocido como El Abuelo.

Sobre los DDP pesan seis tentativas de homicidio.

Así son los DDP

Perfil

La mayoría son dominicanos con edades entre los 15 y los 23 años. Muchos han nacido en España y otros ya cuentan con la doble nacionalidad (dominicana y española). Admiten a colombianos y, excepcionalmente, a ecuatorianos, ya que contra éstos el odio es «visceral».

Organización

No cuentan con una estructura ni una ideología tan definidas como los Latin King, pero la jerarquía es similar.

Delitos

Los DDP actúan en grupo, pero no planifican sus acciones. A Hugo Emiliano, el joven de Lavapiés, lo acusaron de pertenecer a los Ñetas, sus grandes enemigos, y lo mataron porque pasaba por allí.

Zonas

Centro, Tetuán, Villaverde y Carabanchel.

Entorno

Familias desestructuradas, violencia doméstica, abandono y un gran «resentimiento social».

Vestuario

 Llevan collares con los colores azul y rojo de la bandera dominicana. Usan ropa ancha.