Sandra Milene
Sandra Milene Rodríguez Pérez. (20 MINUTOS)

El lunes pasado salieron de casa a deshora y no pudieron cruzar palabra.

"Era muy creyente y responsable. No bebía, no bailaba...", recuerda él desde el infierno, mientras espera el metro en un andén de la Línea 1, la que le arrebató a Sandra.

Ella vivía para trabajar y trabajaba para ayudar a su familia: su madre, viuda, y sus ocho hermanos: "Era la cabeza de familia, de una familia muy humilde", cuenta su pareja.

Estudió para secretaria y, en Cartagena de Indias (Colombia), trabajó de lo suyo. Aquí, la vida le cerró puertas y le empujó a fregar suelos.

"Todo lo que ganaba limpiando casas, salvo lo justo para comer, lo enviaba a su país. Apenas le quedaban deudas ya", dice Adolfo.

El lunes, Sandra iba a trabajar a Torrent. Un amigo la acompañó hasta la estación y ella cogió el metro, ese que tanto le incomodaba y donde se sentía insegura. "Cuando nos enteramos del accidente, la llamamos, pero el móvil estaba fuera de cobertura. Acabamos en la morgue", cuenta Adolfo.

Los dos llegaron a Valencia juntos, hace sólo ocho meses. Ella no quería regresar a Colombia, soñaba con poder traer hasta España a su gente. La vida le había dado una oportunidad, la muerte se la quitó.

Carmelo José y Nuri, dos de sus hermanos, vinieron a Valencia el fin de semana y, con ayuda del consulado, la devolvieron a casa. Adolfo sigue aquí, pero le falta ella.

¿Quieres contarnos alguna historia? Llama al 963 509 338, o nosevendevalencia@20minutos.es