«No hay pediatras en el paro». Lo dice Hermindo Martínez, responsable de UGT en A Coruña, que explica que cuando un centro de salud sólo tiene un pediatra y éste coge vacaciones, se queda sin ningún especialista en niños. Es lo que sucede cada verano en cinco de los 13 ambulatorios de la ciudad. Este año no será distinto.

Los pediatras del Abente y Lago, Adormideras, Federico Tapia, Los Rosales y La Torre están solos y no tienen sustituto. Son los médicos de cabecera de los padres los que atienden a los niños durante las vacaciones de estos especialistas.

A medio gas

Los menores que acuden a la Casa del Mar, Elviña, Labañou, Matogrande o el Castrillón sí continuarán recibiendo asistencia pediátrica durante el verano. Cada uno de estos centros cuenta con dos especialistas y cuando uno está de vacaciones, el otro atiende su consulta.

Los pediatras de los ambulatorios del Ventorrillo, Os Mallos y San José, al ser más en plantilla, son los que tienen menos dificultades para disponer de su tiempo libre; siempre y cuando se coordinen entre ellos para que sólo libre uno de cada tres. 

Horas extras

Una regla del 33% que también se aplica entre los médicos de cabecera, que tampoco disponen de sustituto en la lista del paro. Tanto en un caso como en otro, algunos facultativos se ven obligados a realizar entre tres y cinco horas extra diarias para cubrir la baja de algún compañero.

Se trata una medida urgente (y voluntaria) que se ha pactado entre el Sergas, los sindicatos y los trabajadores para que los médicos puedan disfrutar de vacaciones sin que se merme la calidad asistencial.

Y la espera se hace más larga

Es lo que sucede cuando un pediatra, en lugar de atender a los 1.000 niños que forman parte de su cuota, tiene que asistir al doble para cubrir las vacaciones de los compañeros. En vez de recibir una media de 35 consultas diarias, tiene que hacer frente a unas 60. Eso es lo que sucede en los centros de salud en verano y lo que explica la espera. Por un lado, la cita será más tardía, y por otra parte, difícilmente se cumplirá la hora prevista, dada la sobrecarga de trabajo de los médicos.

Panorama atascado

Entre 12 y 15 nuevos pediatras al año: Son los residentes que se forman cada curso en los hospitales gallegos. Una vez finalizada la especialidad pueden optar por trabajar en un hospital o en atención primaria. Lo primero tira más.

Las jubilaciones aprietan: Aunque todos los nuevos pediatras se incorporasen a los centros de salud, harían falta el doble para cubrir las jubilaciones. Lo dice UGT.

Y no se abre el cupo: UGT pide al Gobierno que amplíe el número de plazas de MIR de pediatría y médico de cabecera para cubrir las vacantes y las sustituciones.

El año que viene será peor: También lo advierte este sindicato, que recuerda que, con los cambios de planes de estudio impuestos por la Unión Europea, la especialidad de pediatría pasará de los tres a los cuatro años.

27 médicos para 26.000 niños: En los 13 centros de salud trabajan 27 pediatras, que tienen que atender a algo más de 26.000 niños (desde que nacen hasta los 14 años). Por cabeza, asisten a una media de casi 1.000 niños, aunque algunos llegan a los 1.200.

En el extranjero se está mejor: Muchos pediatras que se forman aquí se van a Portugal, donde hay mejores sueldos y más reconocimiento laboral y social. Además, en los MIR hay muchos de otras regiones, a las que vuelven.

Dinos @ ) +

...cuánto esperas por tu médico

Cuéntanoslo en...

e-mail l nosevendeacoruna@20minutos.es

correo l Torreiro, 13, 4.º

o en www.20minutos.es